Público
Público

Los cuartos y quintos, por toda España

La alegría de vecinos, comercios o peñas contrastó con la desangelada administración de lotería del aeropuerto de Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Madrid dejó las migajas para el resto de España. Los cuartos y los quintos premios se repartieron por buena parte del país, alegrando la mañana de miles de personas y la vida de cientos de ellas, que protagonizaron escenas de alegría y promesas a los cuatro vientos.

Los comerciantes de la zona de Santa Catalina, en Valencia, habían vendido el 29.013 en papeletas de tres euros. Enseguida llegaron los tenderos de la ferretería, los de los establecimientos de alimentación y uniformes (típicos locales de la calle En Trench), bajo una fina lluvia y llenos de espuma de cava, para destilar tópicos: 'Tapar agujeros', 'esquivar la crisis'... El testimonio de Marlon Ortiz, boliviano que lleva cinco años en Valencia y que trabaja eventualmente en la hostelería, se alejó de las frases hechas. Fue agraciado con 20.000 euros. 'El dinero irá para ayudar a mi abuela que está allá, lo primero es la familia', aseguró junto a las callejuelas que rodean la Plaza Redonda.

Propósitos similares y recurrentes se escucharon también en Avilés (Asturias), donde cayó un tercer premio. 'Me había prometido un viaje a Canarias si tocaba', admitía la hija del administrador. Algunos afortunados también se permitirán viajes, pero otros no olvidan la dura realidad. 'Estoy en paro, así que el dinero me viene fenomenal', comentaba una chica que venía directa del INEM. En cambio, la administración de la T-1 del aeropuerto de El Prat (Barcelona), amaneció ayer desangelada. Como el día, lluvioso; como la terminal, semiabandonada tras la inauguración en verano de la flamante T-2. Nadie diría que en esa ventanilla se vendió una serie del tercer premio, el 10.104 y se repartió medio millón de euros. Ningún cartel con el clásico Vendido aquí. Del escaparate sólo colgaban décimos del sorteo de El Niño, publicidad y el reclamo del Bote del Gordo de La Primitiva: 9.200.000 euros.