Publicado: 02.12.2013 12:43 |Actualizado: 02.12.2013 12:43

Cuatro de cada 10 personas tiene problemas para afrontar gastos esenciales

El alza de los precios, los gastos inesperados o la mala situación económica de alguno de los miembros del hogar dificulta la compra de comida, ropa y medicamentos, según un estudio del INE.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos cuatro de cada 10 personas mayores de 15 años tiene dificultades para pagar algunas de las cosas esenciales (comida, ropa, medicamentos, vivienda...) debido a sus ingresos "limitados", el alza de los precios, los gastos inesperados o la mala situación económica de alguno de los miembros de su hogar. Entre los menores de 65 años este porcentaje asciende al 45% y para los mayores de esta edad al 36%, mientras que entre los desempleados y las personas con discapacidad para trabajar afecta a dos de cada tres.

Estas son algunas de las conclusiones de Encuesta de Integración Social y salud, que hoy difunde por primera vez el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que, además, incluye un profundo estudio sobre la discapacidad. Según este estudio, el 16,7% de los mayores de 15 años tiene alguna discapacidad, y la mitad de ellos asegura que no tiene la ayuda necesaria para participar en sus actividades cotidianas. A medida que aumenta la edad, las limitaciones generadas por el estado de salud también crecen de modo que, hasta los 44 años, la discapacidad afecta a una de cada diez personas frente a los más de cinco de cada diez entre los mayores de 74 años.

En cuanto a las "barreras" con las que se encuentra la población en general, el grupo de entre 15 y 64 años, destaca las dificultades para participar en actividades de ocio y culturales, la posibilidad de encontrar un empleo adecuado y el acceso a la formación. Los mayores de 64 años citan los problemas para salir de casa, la accesibilidad a los edificios y la participación en las actividades de ocio y culturales.

Donde menos problemas se detectan en todas las edades es en el contacto social con las personas allegadas y en situaciones de trato discriminatorio, aunque en este último apartado la percepción entre las personas discapacitadas triplica a la del resto de la población. Algo más del 12,2% de la población percibe algún trato injusto por parte de otras personas, una percepción que se eleva en el caso de las mujeres y las personas con discapacidad.

Los desempleados también perciben más barreras que quienes están trabajando, principalmente en el acceso al empleo (91,9%), la participación en actividades de ocio y culturales (82,2%) y el pago de los cosas esenciales (64,7%). Las personas ocupadas señalan limitaciones en la participación en actividades de ocio y culturales (77,5%), el acceso a la formación (56,9%) y a un empleo adecuado (56,2%).

La cuarta parte de la población considera que tiene dificultades para utilizar el transporte público principalmente económicas (8,6%) o por falta de transporte adecuado (7,9%), mientras que los mayores de 74 años y las personas con discapacidad detectan problemas para subir y bajar, así como para acceder a los edificios El INE también revela que 4 de cada 10 personas que no están recibiendo formación es por motivos económicos o por falta de tiempo, un porcentaje que se eleva en el caso de las personas con discapacidad.

Casi la mitad de los encuestados aseguran que no pueden acceder a un empleo adecuado principalmente por falta de oportunidades de trabajo (41%) o por falta de experiencia o cualificación (20,4%) porcentajes que se elevan al 84,2% y 31,2%, en el caso de los desempleados y al 46,1% y 35,8%, en el de las personas con discapacidad.

La falta de tiempo libre es el principal motivo alegado por los entrevistados para no tener más vida social o poder dedicarse a sus aficiones, mientras que el elevado precio es lo que hace que casi el 40% de la población no participe en actividades culturales.