Público
Público

Cuatro detenidos que se hacían pasar por agentes para robar droga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Guardia Civil ha detenido a cuatro personas que se hacían pasar por agentes de la autoridad para robar la droga a otras organizaciones y ha intervenido 450 kilos de hachís ocultos en máquinas recreativas infantiles en una operación desarrollada en Almería.

Han sido detenidos Antonio S. L., de 45 años e Ion C., de 26, supuestamente responsables de la planificación y materialización de las acciones, así como Mohamed K., de 34 años, residente en Almería y presunto cabecilla de la red, y Mohamed S., de 35 años.

Durante la operación la Guardia Civil se ha incautado de catorce fardos de arpillera que contenían la droga y que se hallaban escondidos en el interior de máquinas recreativas infantiles, de dos turismos y de doce teléfonos móviles, según ha informado hoy la Subdelegación del Gobierno.

La operación comenzó en la localidad almeriense de Viator, cuando la Guardia Civil localizó una nave industrial, propiedad de Antonio S.L., que era utilizada por la red para almacenar y distribuir posteriormente la droga.

Tras averiguar que un grupo organizado iba a robar un alijo de drogas procedente de Marruecos para introducirlo en España a través de Almería o Granada, se localizó a Mohamed K., quien en el momento de su detención circulaba en un turismo acompañado de Mohamed S., a los que se les intervino una muestra de resina de hachís compuesta por tres piezas con un peso de 100 gramos.

Mohamed K. reclutaba a gente que se hacía pasar por agentes de la autoridad para apoderarse de las partidas de hachís que eran desembarcadas por otras organizaciones y así hacerse con la droga.

Además, informaba a los demás integrantes de la red de las salidas de las embarcaciones de alta velocidad cargadas con hachís con destino a la península.

Tras las detenciones se registró la nave propiedad de Antonio S. L., donde se intervino el resto de la droga, así como dos turismos que los detenidos utilizaban para sus desplazamientos y doce teléfonos móviles.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Guardia Civil de los Equipos de Delincuencia Organizada (EDOA) de Almería y Melilla.

El juez que instruye el caso ha decretado el ingreso en prisión de los detenidos.