Publicado: 26.04.2014 19:46 |Actualizado: 26.04.2014 19:46

Cuatro mareas tiñen de colores las calles de Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Sin educación no hay ciencia. Sin ciencia no hay sanidad. Sin educación, ciencia y sanidad no hay servicios sociales", con este lema han unido este sábado miles de personas en una marcha unitaria en Madrid. La Marea blanca de Sanidad, la verde de Educación, la roja  de los investigadores y la naranja por los servicios sociales han querido protestar así por el "desmantelamiento de los servicios públicos", en una marcha que ha partido de la Glorieta de Atocha y hasta la Puerta del Sol.

La manifestación partió a las 19:00 de Atocha y ha discurrido en un ambiente festivo y reivindicativo por las plazas de Neptuno y Cibeles para terminar en la Puerta del Sol, con la lectura de un comunicado por parte de distintos portavoces de los cuatro movimientos sociales en defensa de los servicios públicos. A esta movilización también han acudido trabajadores de Coca-Cola afectados por el ERE. "Sin luchar, ni pan ni libertad" o "si quieres ganar, lucha sin descansar", son algunos de los lemas que se han podido escuchar.

Familias, profesores, sanitarios, científicos, trabajadores sociales y personas mayores han secundado esta marcha que ha caminado a ritmo de batucadas. Cuando la manifestación ha pasado por delante del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, los concentrados han dado una gran pitada y han proferido gritos como "Ese ministerio no es de igualdad". 

También han protagonizado otro acto de protesta frente al Ministerio de Educación, donde han leído un texto "alertando de las consecuencias de la reforma educativa" y han denunciado "el recorte de las becas y el deterioro de la escuela pública". Y n la sede del Ministerio de Economía, ya próximo a la Puerta del Sol, los concentrados han pegado un cartel denunciando la "morosidad" de este departamento y lamentado que el presupuesto para Ciencia haya pasado de un 0,92 a un 0,52 del PIB. 

"Seguimos en la calle porque es necesario", ha aseverado uno de los miembros de PATU Salud y participante en la Marea blanca, Luis López. "Se han terminado las privatizaciones de hospitales y centros de salud, pero siguen derivando a la gente a la sanidad privada, con lo cual están haciendo lo mismo", ha lamentado. "Estamos haciendo una campaña contra las derivaciones en todo Madrid, y la Administración lo que está haciendo es amenazando a la gente en los centros de salud, amenazando a los profesionales para que no puedan repartir la propaganda", ha añadido.

Por otro lado, la portavoz de la Marea roja, Teresa Moral, ha destacado la falta de financiación para la investigación, lo que ha ocasionado que "más de 2.000 científicos en la Comunidad de Madrid hayan tenido que emigrar o reciclarse en el sector empresarial". "Los últimos años ha habido un recorte acumulado del 36 por ciento en investigación y el 60 por ciento de lo que se invierte a día de hoy es en forma de créditos", ha criticado Moral, quien ha añadido que "el Estado no puede dejar sin financiación la investigación pública y esperar, sin una ley de mecenazgo y sin un tejido industrial tecnológica, que sobreviva".

Por su parte, el activista de la Marea verde Agustín Moreno ha resumido la manifestación como "una marcha de cuatro colores pero la misma lucha: el no a los recortes y la recuperación de la inversión". Así, ha criticado las "decenas de miles de puestos de trabajo" que se han perdido con los "recortes" y las "agresiones continuas" de la Comunidad de Madrid "cerrando unidades en escuelas infantiles de 0 a 3 años", entre otras cuestiones.Moreno también ha mostrado su rechazo al apoyo del Gobierno regional hacia entidades religiosas educativas de titularidad privada y a "ocurrencias" como que "los opositores tengan que examinarse en inglés aunque sean de cualquier especialidad o el hecho de decir que puede ser maestro cualquier titulado, algo que no tiene ni pies ni cabeza", ha apuntado.

Por último, el portavoz de la Marea naranja, Luis Rodríguez, ha pedido un "desarrollo de los servicios sociales adecuado" para un país como España, y que "no tengan que ver con la caridad o la beneficencia, cosas que ya son del pasado", ha declarado. "Tiene que haber profesionales que sepan manejar situaciones complejas que se han agravado todavía más con la crisis",.