Público
Público

Cuatro muertos al desplomarse una gasolinera por la nieve en el este China

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuatro personas murieron y otras 16 resultaron heridas al desplomarse el techo de una gasolinera por el peso de la nieve en la provincia oriental de Jiangsu, una de las regiones afectadas por el peor invierno chino en medio siglo.

Según informa hoy la prensa local, el accidente tuvo lugar en una estación de servicio de Sinopec en la capital provincial, Nankín, cuando en la tarde de ayer se desplomó el techo por la copiosa nevada que dura ya tres semanas y que tiene sumida a China en el caos.

Estas muertes se suman a otra acaecida el fin de semana en la estación de Cantón (sur), cuando una inmigrante falleció aplastada por la multitud que espera regresar a sus provincias de origen para celebrar el Año Nuevo Lunar chino (7 de febrero).

Según informa hoy la prensa independiente, la estampida en Cantón se debió a un falso anuncio de las autoridades locales, que señalaron que la situación se había normalizado, por lo que millones de inmigrantes intentaron subir a los trenes.

A pesar de estas víctimas, el gobierno y la prensa estatal sigue manteniendo la cifra oficial de muertos en 60, con un total de 1,76 millones de evacuados y 105 millones de afectados en las provincias centrales y meridionales de Hunan, Hubei, Jiangxi, Guizhou, Cantón, las orientales de Jiangsu, Anhui, Zhejiang y en la metrópolis de Shangai.

Los últimos informes indican que en Cantón, el centro manufacturero del país que concentra un mayor número de inmigrantes, 12,46 millones de estos obreros han decidido renunciar a regresar a sus hogares por vacaciones dada la situación.

Otros 3,4 millones han conseguido regresar a casa, mientras que 3,14 millones esperan todavía para subir a los trenes.

En esa provincia, normalmente de clima subtropical pero que registra hasta 10 centímetros de hielo en su área norte, las autoridades están recurriendo a las escuelas primarias y secundarias para acoger a estos pasajeros.

La conexión férrea entre Cantón y Pekín está cortada por la nieve, mientras que la autopista Zhuhai-Pekín, que enlaza ambas zonas y es un eje vital de comunicación para el país, está cerrada en la mayor parte de sus más de 2.000 kilómetros debido a la nieve, por lo que el gigante asiático está partido en dos.

El gobierno, que está llevando a cabo una potente campaña mediática para demostrar que todo está controlado, ha ordenado reforzar la ayuda de emergencia mientras duran las bajas temperaturas hasta el día 9, según los meteorólogos oficiales.