Público
Público

Cuatro muertos y doce heridos en dos atentados en valle paquistaní de Swat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos cuatro personas murieron hoy y doce resultaron heridas en dos atentados, uno de ellos suicida, perpetrados en el conflictivo valle norteño paquistaní de Swat, informaron fuentes oficiales.

El ataque suicida tuvo lugar en un puesto de control de las fuerzas de seguridad en el área de Fizzagatt y causó la muerte de una persona y heridas a once, según una fuente oficial, citada por el canal privado "Dawn TV".

El otro atentado fue perpetrado en el distrito de Mingora, también en el valle de Swat, y acabó con la vida de tres civiles.

Según una fuente oficial citada por el mismo canal, una bomba detonada por control remoto que iba dirigida contra un convoy militar estalló en la carretera de Takhtaband y causó además heridas a un miembro de las fuerzas de seguridad.

Las autoridades locales declararon el toque de queda en Mingora después del atentado, que desencadenó además combates entre los integristas y las fuerzas de seguridad, según recoge la cadena "Geo TV".

En Swat, uno de los focos integristas de Pakistán donde el Ejército lucha contra la insurgencia talibán, las escuelas femeninas han sufrido repetidos ataques durante las últimas semanas.

Los talibanes emitieron este mes un edicto para prohibir la educación de las mujeres que forzó a los colegios femeninos a cerrar sus puertas.

Aunque el Gobierno ha dicho estar comprometido en la defensa de los derechos de la mujer y ha asegurado que hará lo posible por eliminar a los integristas en este valle, aún no han cesado los ataques contra escuelas ni los atentados contra las fuerzas de seguridad.

Conocida como una región turística por su emplazamiento tranquilo y sus verdes montañas, el valle de Swat, principal escenario de operaciones de la organización integrista Tehrik-e-Nafaz-e-Shariat-e-Mohammadi (TNSM), sufrió un estallido de violencia tras el asalto gubernamental a la Mezquita Roja de Islamabad en abril de 2007.

Desde entonces, las operaciones militares en el valle contra los insurgentes han sido constantes.