Público
Público

Cuatro países del Golfo emprenden su Unión Monetaria

Kuwait, Bahrein, Arabia Saudí y Qatar establecerán un Banco Central en Riyadh

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuatro potencias petrolíferas árabes pusieron este martes en marcha una 'Unión Monetaria', para establecer un Banco Central en Riyadh que acuñará una moneda única. Fue el principal acuerdo de la 30ª Cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (GCC), en Kuwait. No obstante, dos de los socios del GCC, los Emiratos Árabes Unidos y Omán, se negaron a sumarse al acuerdo a causa de disensiones internas que quedaron en evidencia por el retraso de casi tres horas en la clausura del encuentro de emires y monarcas.

Para sorpresa de los asistentes, el líder kuwaití Al Sabah no anunció los términos de la Unión Monetaria del Golfo en su solemne declaración final, sino que se limitó a enumerar otros tres acuerdos del GCC, sobre educación, cultura y, sobre todo, agricultura, campo al que los reinos petroleros dedicarán grandes recursos económicos.

Las tensiones en el seno del GCC, agravadas por la crisis financiera de Dubai World, se reflejaron en la marcha atrás de los Emiratos, que exigían que la sede del Banco Central del Golfo estuviera en Abu Dhabi y que vieron debilitada su postura por la suspensión de pagos de la corporación gubernamental dubaití. Así que en 2010 se creará, en la capital saudí, un Consejo Monetario que será el germen de la institución bancaria común.

'La Unión Monetaria del Golfo es un tren que ya se ha puesto en marcha', proclamó el ministro kuwaití de Exteriores, Mohamad al Sabah, quien añadió: 'Avanzará lento, pero seguro, como un camello'. Según el ministro de Finanzas, Mustafá al Shamali, el proceso hasta la implantación de la moneda única puede prolongarse diez años, con lo que hay tiempo para que Omán y los Emiratos se sumen.

En los pasillos del palacio de la cumbre, Ahmed al Sabah, miembro de la familia real kuwaití, admitió a Público que esos plazos pueden parecer decepcionantes, pero 'Occidente debe comprender que en Oriente Medio cualquier evolución es muy lenta'.

En cuanto a los motivos de Omán para permanecer al margen, oficialmente Mascate alega que no cumple los criterios de adhesión, pero hasta los delegados presentes en la negociación parecían desconcertados por sus reticencias. 'Omán tiene un ritmo económico distinto del resto de las potencias del Golfo', explicó a Público Usameh Jawali, especialista kuwaití en Derecho Internacional. 'Al poseer menos petróleo, no tiene tantos ingresos, ni tanta inflación, y ve con desconfianza una política económica común muy dependiente del valor del dólar y dominada por la superpotencia saudí'.

Esa hegemonía saudí quedará patente con la próxima creación de una red eléctrica integrada, seguida de otra ferroviaria de alta velocidad, para todos los países del Golfo, ambiciosas infraestructuras que también han sido impulsadas en esta cumbre.