Público
Público

Cuba muestra a Obama su músculo militar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En los jardines del majestuoso Hotel Nacional de La Habana, a pocos metros de donde los turistas beben mojitos, están todavía las trincheras cavadas en 1962 para contener una invasión de Estados Unidos durante la crisis de los misiles.

Casi medio siglo después, Cuba se dispone a movilizar esta semana a unos cuatro millones de personas, la tercera parte de su población, en unas maniobras militares contra una supuesta agresión de Estados Unidos.

"Bastión 2009", los primeras maniobras de guerra realizadas en Cuba desde 2004, llevan un claro mensaje para el presidente Barack Obama.

"En momentos en que muchos pudieran pensar que disminuiría la agresividad de Estados Unidos hacia la isla vale la pena recordar aquella frase del comandante Ernesto Che Guevara: Al imperialismo no se le puede creer ni un tantico así", dijo la agencia estatal de noticias AIN sobre las maniobras.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias describieron "Bastión 2009" como un "ejercicio defensivo" para disuadir al enemigo.

De miércoles a domingo, Cuba desempolvará su arsenal de la era soviética. Tropas regulares y reservistas empuñarán fusiles AK-47, tanques T-55 rugirán por las calles y un puñado de cazas MiG-29 todavía activos cortarán el cielo.

Cuba lleva cinco décadas preparándose para un hipotético ataque de Estados Unidos, su enemigo ideológico a sólo 145 kilómetros de sus costas.

Muchos en Cuba sostienen que la frustrada invasión de bahía Cochinos, lanzada en 1961 por exiliados cubanos entrenados y armados por la CIA, enseña que las trincheras de hormigón que zigzaguean el jardín del Hotel Nacional aún podrían usarse.

"El peligro de una invasión estadounidense es latente. Es importante tener preparada a la población, crear cultura de la defensa", dijo Alberto, un taxista de 59 años que participó en maniobras anteriores.

"Bastión 2009" llega en medio de una ligera distensión con Obama, que mantiene el embargo comercial pero prometió relanzar sus relaciones con la isla de gobierno comunista.

"Estados Unidos no tiene intención alguna de utilizar fuerza militar en Cuba", dijo Obama este mes respondiendo a una pregunta de la bloguera cubana Yoani Sánchez.

MANIOBRAS AUSTERAS

Pero Cuba cree que mostrar su músculo militar es una forma de curarse en salud.

"No hay mejor manera de ganar una guerra que evitándola", dijo días atrás el general de división Leonardo Andollo, del estado mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Las maniobras, que las autoridades anticiparon que serían "austeras" debido a la crisis económica, incluyen unos 100.000 soldados y reservistas. Los ejercicios terminarán el domingo, cuando se movilizarán cuatro millones de personas organizadas en milicias de obreros, estudiantes y vecinos.

Analistas creen que la capacidad bélica de Cuba disminuyó tras la implosión en 1991 de la Unión Soviética, su antiguo benefactor.

El presidente Raúl Castro, que hasta reemplazar el año pasado a su hermano Fidel en el poder fue ministro de Defensa durante casi medio siglo, ha dicho que Cuba no ha adquirido armamento desde entonces.

Militares rusos ofrecieron este año entrenar personal cubano y modernizar el anticuado armamento de sus Fuerzas Armadas, como parte de un reacercamiento entre los aliados de la Guerra Fría, pero a diferencia de 1962, cuando la instalación en Cuba de misiles nucleares soviéticos puso al mundo al borde de la guerra atómica, la isla apuesta ahora por enfrentarse a Estados Unidos con tácticas de guerrilla.