Público
Público

Cuba reclama en la ONU un nuevo orden económico y político mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuba afirmó hoy en la ONU que sólo a través de "un nuevo orden político y económico mundial" será posible conseguir los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en el año 2015.

En Cuba, las metas previstas en la Declaración del Milenio "han sido cumplidas prácticamente en su totalidad, y en algunos casos superadas con creces. Nuestro compromiso rebasa las fronteras del país y ha permitido contribuir al desarrollo social de otras naciones del Tercer Mundo", apuntó el ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez.

En su intervención en la segunda jornada de la Cumbre sobre los ODM, señaló que los avances en el desarrollo en su país son "un éxito logrado a pesar del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto al pueblo cubano, durante medio siglo, por el Gobierno de Estados Unidos".

Rodríguez alabó también "los altos índices (de desarrollo) alcanzados por la Revolución Bolivariana" en Venezuela, gracias a "profundas políticas sociales desarrolladas por el presidente (Hugo) Chávez".

El canciller cubano citó, asimismo, "significativos progresos" en las metas de desarrollo marcadas por la ONU hace diez años, en Bolivia, Nicaragua, Ecuador y Brasil, así como avances en los Estados miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom).

Los niveles de cooperación e integración solidarios en la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) han sido un factor positivo, dijo.

Sin embargo, el ministro cubano subrayó que esos progresos no han dependido de la ayuda internacional de los países desarrollados, "la cual es casi inexistente, ni de cambios positivos en el orden económico global, que continúa siendo sumamente injusto y expoliador, a favor de los países ricos".

Bruno Rodríguez denunció que los mercados de las economías más avanzadas permanecen restringidos para las exportaciones de los países pobres y que la deuda externa sigue multiplicándose.

Entretanto, dijo, "la desregulación y corrupción financiera en los países desarrollados ha provocado una crisis global con consecuencias especialmente negativas para las economías subdesarroladas".

El canciller cubano criticó que mientras no se alcanza el compromiso de destinar el 0,7 por ciento del Producto Interno Bruto de los países ricos como Asistencia Oficial al Desarrollo, el gasto militar asciende a la cifra de 1,4 billones de dólares, que representa el 2,4 por ciento del PIB mundial.

Naciones Unidas "traicionará su razón de ser si no toma conciencia de estas realidades y actúa ahora", señaló.