Público
Público

"Tenemos la cuenta bancaria en rojo"

J. Luis Gómez-Ocaña. Padre de dos dependientes de 47 años. La Junta de Castilla-La Mancha le debe casi 3.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Luis Gómez-Ocaña y su esposa Marta Barreras casi no pudieron desplazarse el jueves pasado a Albacete a que un médico viera a su hijo pequeño. Su cuenta está en números rojos, 'menos 400 euros', y no tenían ni para pagar la gasolina. La pareja lleva desde junio sin cobrar los alrededor de 900 euros mensuales que cobran por hacerse cargo de sus dos hijos, grandes dependientes.

Álvaro, de 15 años, y Nacho, de 8, sufren una enfermedad hereditaria (los padres son portadores sin sufrirla) que les impide moverse, hablar o realizar cualquier acti-vidad cotidiana por sí solos. Desde hace dos años y medio José Luis, de 47 años, y Marta, de 45, son beneficiarios de la Ley de Dependencia. Cada uno recibe una paga al cuidador familiar por cuidar de los niños, aunque José Luis mantiene su trabajo por las mañanas como maestro. Los niños acuden por las mañanas a un colegio de educación especial. Gracias a las ayudas concedidas por la Ley de Dependencia, llegan a final de mes. Cuando nació el primer hijo, Marta tuvo que dejar su empleo. Sin los 1.700 euros que José Luis cobra por su trabajo en el colegio, sería imposible que la familia, con otro hijo (sano), saliera a flote.

El impago que sufren los dependientes de Castilla-La Mancha ha ahogado a esta familia. La Junta les debe los meses de julio, agosto y, salvo novedad de última hora, tampoco cobrarán el mes de septiembre. José Luis, portavoz de la recién creada Plataforma por la Dependencia de Castilla-La Mancha, explica que la enfermedad de sus hijos sólo permite una esperanza de vida de 17 años. 'Cuando mueran, ya no hará falta que me den los meses que me deben', critica.