Público
Público

Unas cuentas difíciles para el bolsillo de la gente

Suben las pensiones mínimas y las becas, pero se reducen los recursos para dependencia, maternidad, empleo y vivienda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La envergadura de los Presupuestos Generales del Estado, difícil de asumir por la mayoría de los ciudadanos, tiene sin embargo un efecto decisivo en los hogares. Algunos de los ejes de la política social del Gobierno se ven duramente afectados por la austeridad de las cuentas públicas para 2011.

Las prestaciones por desempleo se mantienen en un contexto que seguirá siendo difícil para el mercado laboral. No en vano, el Gobierno prevé una tasa de paro del 19,4% y una leve creación neta de puestos de trabajo (43.000 empleos).

Sin embargo, la ayuda de 420 euros para personas en paro que hayan agotado todas sus prestaciones puede desaparecer en los primeros meses del año. La última prórroga del subsidio, aprobada por el Gobierno en agosto, contemplaba como beneficiarios a los parados que agotaran su prestación entre el 16 de agosto y el 15 de febrero. Aunque no hay una confirmación expresa, es probable que el Gobierno no prorrogue la ayuda y esta desaparezca a partir de esa fecha.

El único incremento en política social se produce en las pensiones, si bien sólo las mínimas se libran de la congelación aprobada por el Gobierno en su plan para mantener a raya el déficit. La subida prevista para las pensiones mínimas es del 1%. Aunque en principio esto no es una congelación, la previsión para la evolución de los precios que elabora el propio departamento de Economía señala que la inflación será del 1,3% para el año próximo, lo que sí supondría un mínimo recorte, de facto, de las pensiones.

En cualquier caso y como todos los años, en 2011 los pensionistas recibirán una única paga en la que se compensará el desfase entre la actualización de sus pensiones (del 1% para el año que viene) y el IPC que se registre en noviembre. Esta paga sólo la recibirán aquellas personas que perciban una pensión mínima, no afectada por la congelación del Gobierno.

La asignación para dependencia desciende y constata así una de las decisiones que tomó el Gobierno para controlar las cuentas públicas: se retira la retroactividad de las ayudas salvo excepciones y los pagos pueden fraccionarse hasta en un máximo de cinco años.

Estos presupuestos eliminan el cheque-bebé de 2.500 euros por nacimiento o adopción. Además, la partida para bajas por materniadad y paternidad desciende un 11% días después de que se pospusiera la ampliación del permiso por paternidad de 15 a 30 días por motivos económicos.

Los que quieran comprar una vivienda ya no tendrán el desahogo de las deducciones, que se eliminan a partir del uno de enero salvo para quienes ganan menos de 24.701 euros.

La congelación de las pensiones para 2011 fue una de las medidas más controvertidas del paquete que aprobó el Gobierno el pasado mayo para reducir el déficit público. Los presupuestos de la Seguridad Social destacan la 'austeridad y eficiencia' en el gasto, aunque sin renunciar 'al mantenimiento de los niveles de protección de los colectivos más sensibles'.

El proyecto de Presupuestos para el año próximo contempla un gasto para la partida de las pensiones de 112.215,76 millones de euros. Esta cifra supone un 3,6% más que la presupuestada para 2010, una subida que se produce sobre todo por el aumento del colectivo de pensionistas.

Es probable que la ayuda de 420 euros no se prorrogue a partir de febrero

Las pensiones que no sean mínimas no se revalorizarán y seguirán en los mismos niveles de 2010. Las pensiones mínimas sí crecerán un 1%, incluidas las pensiones del antiguo sistema de invalidez (el llamado Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez) que no concurran con otras, y todas las pensiones no contributivas.

La pensión mínima de jubilación para las personas de 65 años o más con cónyuge a cargo quedará así en 10.225 euros anuales en catorce pagas, es decir, unos 730 euros al mes. Para los beneficiarios menores de esa edad la pensión quedará en 686,5 euros al mes, 9.611 euros anuales.

En los supuestos de gran invalidez, la pensión mínima será de 15.383,20 euros al año para las personas con cónyuge a cargo y de 11.825,80 para aquellas que no lo tengan a su cargo, lo que al mes supone 1.098 euros en el primer caso, y 844 euros en el segundo.

Las pensiones de viudedad de las personas que tengan cargas familiares quedarán en 9.611 euros al año (686,5 al mes), mientras que quien cobre una pensión de orfandad recibirá una ayuda de 2.536 euros al año, que sube a 6.291 euros en caso de que la orfandad sea absoluta. 

El elevado aumento del desempleo ocasionado por la crisis ha supuesto al Estado un importante desembolso en prestaciones. Después del incremento exorbitado de la partida dedicada a prestaciones que se produjo en los presupuesto para 2010, la asignación del año que viene se reduce un 1,6% y queda en 30.474 millones de euros. El gasto previsto en prestaciones contributivas será de 20.929 millones de euros para cubrir a 1.275.000 beneficiarios. La partida para subsidios no contributivos, entre los que se encuentra los meses que quedan de la ayuda de 420 euros para parados sin prestación, será de 7.781,44 millones de euros

El presupuesto destinado a políticas activas de empleo disminuye respecto al año pasado y queda en 7.322,80 millones de euros, lo que supone una caída del 5,5%. Para la vicepresidenta económica del Gobierno, esta reducción se debe a 'los ajustes para la reducción del déficit público y el ahorro derivado en el programa de fomento del empleo recogido en la reforma laboral'. 

Las previsiones del Gobierno para el mercado laboral en 2011 reflejan un desempleo del 19,4% (la tasa de paro se sitúa ahora en el 20,05%, según la última Encuesta de Población Activa).En términos absolutos, la previsión supondría 4.448.000 de personas en desempleo en términos de EPA.

Al mismo tiempo, los presupuestos contemplan una protección contributiva para 1.275.000 personas y una no contributiva para 1.614.600 personas. La previsión del Gobierno es, por tanto, que 2.889.600 personas estén cubiertas por algún tipo de prestación o subsidio en 2011. Teniendo en cuenta que la previsión de desempleo es de prácticamente cuatro millones y medio de personas paradas, las personas que no cobrarían ningún tipo de prestación o ayuda serían 1.614.600.

Es una cifra parecida a la que ya existe: el paro según EPA en el segundo trimestre fue de 4,6 millones, mientras que los perceptores de prestaciones en junio fueron 2,9 millones.  

La partida para bajas de maternidad y paternidad desciende un 11%

El importe presupuestado para el Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia (SADD)se reducirá en un 5,2% respecto al ejercicio anterior, hasta situarse en los 1.498,44 millones de euros.

Para lograr la reducción del déficit público en materia de dependencia se han adoptado dos medidas extraordinarias. Por una parte, se limitará la retroactividad en el pago de las prestaciones económicas nuevas durante los primeros seis meses. También, se posibilitará el fraccionamiento en el pago de retrasos de prestaciones ya solicitadas en un periodo de hasta cinco años.

Además, se dotará un Fondo de 17 millones de euros para financiar a las empresas que se encarguen del desarrollo de infraestructuras y servicios del SAAD.
En el área de Acción Social destaca la dotación en 2011 de 44 millones de euros para las pensiones de la Ley de Integración Social de Minusválidos y el fondo de 202 millones para el programa de Envejecimiento Activo y Prevención de la dependencia.  

Comprar un piso restará menos en la factura del IRPF. Los Presupuestos incorporan la anunciada limitación en la deducción por adquisición de vivienda, que sólo se la podrán aplicar los que tengan unos ingresos inferiores a los 24.000 euros. La eliminación parcial de esta desgravación, que es el beneficio fiscal más potente en el IRPF (se lo aplican casi cinco millones de contribuyentes) supondrá un ahorro para Hacienda de unos 200 millones de euros.

En todo caso, para no perjudicar a aquellos contribuyentes que compren su piso antes del 1 de enero próximo, la ley establece un régimen transitorio que atenderá, sobre todo, a aquellos que comprometieron su inversión en vivienda antes de que se limitara la deducción (por ejemplo, los que compraron sobre plano).

La deducción por compra se recorta, pero se mejora el tratamiento fiscal para el arrendamiento; especialmente, para aquellas personas que ponen un piso en alquiler, que sólo tributarán por el 40% de la renta que reciban. 

Las prestaciones por maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgos durante la lactancia natural para el año que viene se cifran en 2.387,30 millones de euros, lo que represente un 11% menos respecto a lo presupuestado en la misma partida el ejercicio anterior.

En este sentido, la novedad más importante que introduce el Ejecutivo en el proyecto de los Presupuestos Generales del año que viene es la eliminación de la prestación familiar del cheque-bebé, que el presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, anunció durante el debate sobre el estado de la nación de hace tres años.

La ayuda del cheque-bebé contempla la deducción de 2.500 euros por cada hijo, para un total de 500.000 nacimientos que se previeron para este año. Con la eliminación de esta partida en los Presupuestos del año que viene, se ahorrarán a las arcas públicas cerca de 1.093,21 millones de euros.  

La renta básica de emancipación ha permitido ya independizarse a unos 213.000 jóvenes de entre 22 y 30 años. Con ese propósito la aprobó el Gobierno a finales de 2007. Este programa consiste en un ayuda económica de 210 euros al mes para que los jóvenes puedan hacer frente al pago de un alquiler del que tienen que ser titulares. Esta subvención se puede cobrar durante un plazo máximo de cuatro años.

La dotación prevista para este programa durante el año que viene es de 323,04 millones de euros, una partida inferior a la que se destinó el año pasado cuando se presupuestaron 375 millones para ayudas al alquiler para jóvenes.

El presupuesto para la política de vivienda en 2011 asciende a 1.209,66 millones de euros, lo que representa una disminución del 19,3% respecto a 2010. La mayor parte de esta asignación corresponde a los créditos dirigidos al programa de promoción, administración y ayudas para rehabilitación y acceso a vivienda. 

El programa de becas y ayudas a estudiantes contará con una dotación de 1.429,85 millones de euros, lo que representa un 2,6% más que el ejercicio anterior.
El programa de préstamos-renta, orientado a financiar estudios de máster y doctorado, cuenta con una dotación de 104 milones de euros.

Además, en la oferta de formación profesional en 2011 se han consignado 28 millones de euros para el reconocimiento de competencias profesionales, 19,5 millones de euros para crear una plataforma de formación profesional a distancia y 37,77 millones para un plan estratégico de formación profesional.

Por otra parte, se destinan 100 millones de euros para continuar el proceso de transformación de las aulas tradicionales de quinto y sexto de primaria y de primero y segundo de secundaria en aulas digitales.

Para la creación de plazas para el primer ciclo de educación infantil se contempla una partida de otros 100 millones de euros.