Público
Público

Cuestionan terapia para mujeres propensas a abortos espontáneos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Rachael Myers Lowe

Un estudio de Dinamarcaadvierte sobre los riesgos de los tratamientos anticoagulantespara las embarazadas con una enfermedad hereditaria que aumentala susceptibilidad a desarrollar coágulos sanguíneos y que enalgunos casos produce sucesivos abortos espontáneos.

El estudio fue diseñado para conocer la causa de la pérdidareiterada de embarazos en mujeres con trombofilia hereditaria.

Pero los autores observaron una diferencia leve entre lasmujeres con y sin las mutaciones genéticas causantes de laenfermedad, salvo por una mayor posibilidad de sufrir hemorragiadurante el parto en las portadoras de esas mutaciones.

El equipo atribuye ese sangrado excesivo "al usoestandarizado" de anticoagulantes en embarazadas contrombofilia.

Esto "destaca la necesidad" de evaluar el efecto de esosfármacos en las mujeres con abortos reiterados portadoras de lasmutaciones genéticas causantes de la trombofilia, indicó ladoctora Marie Lund, de la Clínica de Fertilidad del HospitalUniversitario de Copenhague, "ya que no puede desestimarse quelos anticoagulantes serían más peligrosos que beneficiosos en esegrupo de mujeres".

Existen por lo menos cinco mutaciones genéticas conocidas queaumentan la posibilidad de desarrollar coágulos sanguíneos, perolas más comunes afectarían al 8 por ciento de la población.Muchos portadores no tendrían problemas, pero tienen riesgo desufrirlos.

Una de cada 100 mujeres sufre tres o más abortos consecutivospor varios motivos, como la edad, las anormalidades cromosómicasmaternas o paternas, los trastornos embrionarios, problemasestructurales del útero, las infecciones y ciertas enfermedadesde la sangre.

La trombofilia puede causar la formación de un coágulo en laplacenta, lo que induce el aborto. De modo que a las mujeres consusceptibilidad genética a la trombofilia se les indica utilizaranticoagulantes en el embarazo para reducir aquel riesgo.

El equipo de Lund analizó las historias clínicas y losembarazos de 363 mujeres de Dinamarca que habían sufrido abortosreiterados. El 9,7 por ciento (35) era portadora de una de lasdos mutaciones más comunes asociadas con la trombofilia.

En el grupo hubo 224 nacimientos, cinco partos de fetomuerto, 133 abortos espontáneos y un aborto precoz poranormalidades genéticas. La tasa de nacimientos fue mayor en lasmujeres sin las mutaciones (del 63,4 por ciento) que en lasportadoras de las mutaciones (del 45,7 por ciento).

Tras considerar factores como la edad materna, el tabaquismoy los abortos previos, las diferencias en las tasas denacimientos entre ambos grupos "fueron sólidas, pero noestadísticamente significativas", aclaró Lund.

En la revista Human Reproduction, los autores afirman quenunca se había realizado un análisis sobre el resultado delembarazo en mujeres con y sin mutaciones genéticas causantes dela trombofilia.

La única diferencia importante fue en el sangrado durante elparto, que fue mayor en el grupo de mujeres portadoras de unamutación. Detectarlo influiría en la indicación habitual deanticoagulantes en portadoras de mutaciones asociadas con latrombofilia y, a veces, en las mujeres sin mutaciones conocidas,pero que tuvieron tres o más abortos reiterados.

Las evidencias, escribe el equipo, "no respaldan el uso deuna terapia anticoagulante" en mujeres que sufrieron abortosinexplicables, pero sugieren que se necesitan más ensayosclínicos bien diseñados para confirmarlo.

FUENTE: Human Reproduction, online 11 de octubre del 2010