Público
Público

El cultivo de transgénicos ha caído en España, según los ecologistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La superficie dedicada al cultivo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en España se redujo en un 15 % entre 2008 y 2010, según un informe presentado por el grupo ecologista Amigos de la Tierra.

El estudio indica que los cultivos de transgénicos siguió decayendo en Europa, al tiempo que aumentó el grupo de países de la UE que prohíbe la agricultura de OGM, destaca la organización.

España, con unas 67.700 hectáreas dedicadas a maíz transgénico en 2010, encabeza la lista de ocho países europeos incluidos en el informe, y abarca el 80% de la superficie total destinada a OGM, según datos oficiales citados por Amigos de la Tierra.

Esta cifra supone un descenso del 15% con respecto a 2008, cuando España dedicaba 79.200 hectáreas al cultivo del maíz MON 810, de la compañía estadounidense Monsanto.

En la UE sólo permite plantar variedades transgénicas de maíz y de la patata "Amflora".

En 2010, los ocho países que incluye el informe (Portugal, Rumanía, Alemania, República Checa, Eslovaquia, Polonia y Suecia, además de España) dedicaban a transgénicos menos del 0,06 por ciento de su tierra total cultivada, lo que supone una reducción del 23% con respecto a 2008.

El informe también destaca que la prohibición de la siembra del maíz transgénico se ha extendido a siete países de la UE, debido a las "crecientes pruebas de su negativo impacto medioambiental".

Además, varios Estados han prohibido el cultivo de la variedad de patata transgénica patentada por BASF después de que ésta fuera aprobada por la Comisión Europea (CE).

En el caso de España, Amigos de la Tierra señala que los cultivos transgénicos "han contaminado al maíz tradicional y al biológico, así como a la cadena alimentaria humana".

Aunque esto ha generado "un impacto económico negativo y algunas de las mayores manifestaciones contra los OGM vistas en Europa", el Gobierno español "está colaborando con EEUU para presionar por una mayor aceptación de los transgénicos en Europa", de acuerdo con el estudio.

Asimismo, el responsable de Amigos de la Tierra para Europa, Mute Schimpf, resaltó que la oposición pública al cultivo de transgénicos "continúa aumentando", debido a la creciente percepción de que dichas variedades "no ofrecen valor añadido y suponen un riesgo para el medio ambiente y para la salud humana".