Público
Público

El culto al "heavy" hermana a 75.000 rockeros y 1.850 vecinos de un pueblo alemán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El culto al "heavy metal" hermanará este fin de semana a unos 75.000 rockeros y los 1.850 vecinos de la población de Wacken, en el norte de Alemania, en la veinte edición del mayor festival del mundo consagrado al rock más duro.

Como todos los años desde hace dos décadas, los adoradores del "heavy" han invadido ya las calles, praderas, cafeterías y supermercados de esa población para un festival que es ejemplo de convivencia armónica entre los ruidosos visitantes y sus tranquilos habitantes.

El lema de este año es "20 Years Louder Than Hell" (20 años más ruidosos que el infierno) y los invitados más esperados, del total de 80 bandas que actuarán hasta el domingo, son Motörhead, Doro, Saxon y Antrax.

El festival de Wacken nació por iniciativa de dos fanáticos del "heavy", Holger Hübner y Thomas Jensen, bajista de la banda rockera Skyline.

Desde entonces, el festival fue creciendo y arraigó entre aficionados de todo el mundo, hasta convertir Wacken en la meca del "heavy".

Los primeros centenares de asistentes empezaron a llegar hoy, vestidos de riguroso negro y mostrando la imagen más metálica posible.

A modo de preludio de la gran fiesta se celebró sobre el escenario principal la boda entre una pareja de rockeros de la región, Marina y Frank Noak, oficiada por el pastor protestante Lars Därman y tras un altar tan de negro como el resto del decorado.

Hasta ahora, según la Policía, los únicos incidentes destacables fueron algunas denuncias por robo de carteras y casos similares.

Como ya es costumbre, la población local sacó a la calle sus mesas de picnic, sus termos de café y sus tartas para asistir al desfile de los "heavy".

En toda la población no hay un solo hotel, de manera que los visitantes pernoctan en sus tiendas de campaña o caravanas, repartidos por las 200 hectáreas de pradera de la población.

A los conciertos de las bandas del "heavy" se unirán, también de acuerdo a la tradición, los combates y achuchones entre el barro, según el modelo copiado del festival de Woodstock.

También se prevé alternar el rock duro con un par de desfiles y actuaciones de la banda de viento del cuerpo de bomberos local, otra de las costumbres acuñadas en Wacken.