Público
Público

La cultura reggae se lía con Benicàssim

Arranca Rototom, el mayor festival de música jamaicana de Europa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Curiosa mezcla la que se produce en Benicàssim cuando arranca, por segundo año consecutivo, el festival de reggae más importante de Europa, el Rototom Sunsplash. Por un lado, la ciudad castellonense mantiene su flujo habitual de turismo guiri que convivirá durante diez días con las banderas de colores del festival y con otro tipo de turistas, esos que, además de sol y playa, buscan largas sesiones de reggae y derivados (dancehall, dub, ska) y una buena dosis de cultura comprometida. 'El pueblo que ha creado el Rototom tiene empadronados oficialmente 12.000 personas, que acampan los diez días del festival', explica a Público el director, Filippo Giunta.

El Rototom nació hace 18 años en una discoteca italiana, pero desde hace dos veranos se celebra en tierrasespañolas debido a las presiones del Gobierno de Berlusconi, que consiguió que la organización acabara por rendirse e hiciera las maletas.

Durante la primera jornada del festival apenas dio tregua el sol, que pegó con fuerza cada vez que se asomaba sobre la aldea en la que se ha convertido el recinto. Pocos eran los atrevidos que dejaron la playa. Refugiarse bajo la sombra de un árbol, sobre el césped fresco, y guarecerse en el Cannabis Circus (que realmente luce el aspecto de un circo antiguo) son las únicas opciones si uno no quiere sufrir una lipotimia a las tres de la tarde. ¿Quemaduras? Lo mejor es acercarse a uno de los stands del festival, donde, además de vender semillas y mecheros, se puede encontrar crema hidratante de marihuana.

Un mercadillo multiétnico compuesto por decenas de tiendas de todo tipo de objetos artesanales, ropa, y utensilios para fumar recorre el recinto. Una de ellas la regenta Gabrielle, una joven austriaca, junto a su marido, de origen cubano. Han venido a Benicàssim con su segundo hijo, un bebé de tan solo siete meses, atado a su cuerpo con unas telas de colores. 'El año pasado vine embarazada', confiesa. 'También tengo otro hijo de 3 años, y creemos que el festival está bien para los niños porque hay un parque y zonas específicas para ellos', explica mientras muestra todo lo que venden: camisetas, pendientes, más mecheros.

Por el escenario principal del Rototom se pasearán durante estos diez días más de 30 estrellas del reggae de todos los tiempos, como Jimmy Cliff, varios familiares de Bob Marley (hasta cuatro miembros de la familia: sus hijos Stephen Marley, Ziggy Marley, Ky-Many Marley y su viuda, Rita Marley), Shaggy, Luciano, Ali Camp-bell, de UB40 y Horace Andy, entre otros. Conforma este uno de los carteles más potentes de las últimas ediciones del festival, 'la más grande y ambiciosa' de su historia, según sus responsables.

Aunque ayer había programadas actividades musicales desde la tarde, el verdadero momento en el que arrancó el festival fue a partir de las 21 horas, cuando Mr. Vegas se subió al escenario principal, seguido de Stephen Marley y Toots & The Maytals. La madrugada continuó con conciertos de dancehall, ska, dub y artistas menos populares que tienen su oportunidad en el espacio Free Yard. Al margen de la música, el festival ha decidido apostar fuerte por el Foro Social y la Universidad del Reggae. En ambos lugares, el debate está servido. Ayer, más de 200 personas asistieron a una divertida clase de historia del Reggae con el experto y carismático David Rodigan. Mientras, a pocos metros de distancia, Willy Toledo y Susana Hidalgo relataban la lucha del pueblo saharaui. Para Rodigan, el reggae, estilo musical con unos 40 años de edad que nació en una parte (la oeste) de una ciudad (Kingston) de una pequeña isla del Caribe (Jamaica) es 'una música universal, profunda y con un importante significado'. El que cuelga de las muñecas de todos los aquí presentes: paz, amor y reggae.