Público
Público

Cumbre en Bruselas: pánico fuera, calma dentro

Los 27 líderes de la Unión Europea dejan fuera deliberadamente el debate sobre la situación en España para combatir los rumores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Calma dentro, pánico fuera. Los presidentes de los 27 Gobiernos se reunen desde primera hora de la mañana para celebrar la primera cumbre 'normal', según Herman Van Rompuy, que dirige la reunión 'No hay ninguna crisis', repite desde hace días él y todos los líderes. 'Son las 10:30 y no hay ninguna crisis', añadió, con ironía.

Tanto el presidente del Consejo como los líderes europeos saben que, cuando de los mercados se trata, cualquier rumor puede causar problemas en cuestión de minutos. Y los rumores se han repetido en los últimos días, en forma de artículos de prensa que apuntaban a la posible negociación de un rescate de la economía española similar al de Grecia. Los efectos se han dejado sentir en los mercados, donde el coste de refinanciar la deuda ha aumentado para España hasta máximos históricos. Las especulaciones fueron tajantamente desmentidas, tanto por el Gobierno, como por la Comisión Europea , el Fondo Monetario Internacional o el Eurogrupo -los países del euro-, que tendrían que decidir utilizar un fondo de 750.000 millones de euros creado para estabilizar el euro.

Pese a los desmentidos, los rumores siguen centrando la atención mediática de la cumbre. 'Is Spain in danger?', fue esta mañana la pregunta más repetida -en varias lenguas- a los líderes que entraron a la sede del cónclave en Bruselas.
'¿España? No preveo esta discusión durante esta cumbre', aseguró sorprendido Friedrik Reinfeldt, primer ministro sueco. 'España puede tener dificultades. Pero no está previsto que tratemos hoy este caso específicamente', en palabras de Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo.

Fuentes diplomáticas españolas se esfuerzan en recalcar que el Gobierno está haciendo 'todo lo necesario' para no dar munición a los especuladores y se confiesan presa de una situación que escapa a su control. Eso sí, el Gobierno sí ha decidido utilizar lo que está en su mano para pedir, por ejemplo, que se publiquen los resultados de las llamadas 'pruebas de esfuerzo' a los bancos, es decir, los estudios sobre la situación actual de las principales entidades financieras europeas y la recreación de cómo resistirían una gran crisis. España ya ha anunciado que publicará los resultados de sus propios exámenes, que llevan meses relaizándose, y pedirá a los demás que hagan lo propio.

Entre los temas de la cumbre que sí están en el orden del día figuran la creación de una tasa para los bancos, el endurecimiento de las sanciones para los países que no respeten los límites europeos de déficit y deuda o la posición de la UE para la próxima reunión del G-20, en Toronto.