Público
Público

La cumbre climática espera que Obama y Wen Jiabao logren un acuerdo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La llegada hoy del presidente de EEUU, Barack Obama, a Copenhague, donde coincidirá con el primer ministro chino, Wen Jiabao, puede dar un último impulso para desatascar las negociaciones y lograr un acuerdo sobre reducción de emisiones en la cumbre sobre cambio climático.

Al entrar la reunión en su último día, prosiguen los esfuerzos de los negociadores por redactar un texto final que pueda ser sometido a la aprobación de las 192 delegaciones que asisten a la cita.

Una veintena de líderes de los países considerados clave para un acuerdo se reunieron anoche durante tres horas a instancias de la Unión Europea (UE).

Entre los países presentes estaban China, EEUU, varios africanos e isleños, así como India, Japón, el Reino Unido, México, Francia, Alemania y Dinamarca.

Según fuentes de la UE, los esfuerzos por intentar alcanzar un acuerdo han proseguido durante toda la noche sin resultado tangibles y se reanudan hoy.

"No tiene buena pinta", señaló una fuente comunitaria que quiso guardar el anonimato.

Los principales problemas giran en torno a las cifras de reducción de gases de efecto invernadero, la financiación necesaria para mitigar el cambio climático y adaptarse a sus efectos, y sobre todo sobre la transparencia del proceso.

Los negociadores intentan redactar una declaración política que ponga bajo un mismo paraguas las dos vías de negociación que se han seguido durante la cumbre, en torno al Protocolo de Kioto y a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNCC).

EEUU intentó allanar el camino para un acuerdo ayer al anunciar que contribuirá al "esfuerzo global" de los países ricos de destinar 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 para combatir el cambio climático, aunque lo condicionó a un pacto firme que comprometa a todos los países, sobre todo a los emergentes como China, a los que exige transparencia.

También dejó claro que los fondos deben ir a los países menos desarrollados, los más afectados por el cambio climático, lo que se ha interpretado como que EEUU no piensa financiar a China.

Este país asiático ofreció ayer "diálogo y cooperación" a la hora de comprobar sus reducciones de emisiones, pero volvió a rechazar cualquier verificación en su territorio nacional desde el exterior al considerar esa media como una injerencia.

EEUU y China, los dos mayores contaminadores del planeta, son considerados clave para lograr un acuerdo en Copenhague.