Público
Público

Una cumbre de la ONU espera dar más datos del clima a los pobres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unos 150 países se reunieron en Ginebra el lunes para discutir cómo reducir la falta de información para ayudar al mundo a lidiar con el calentamiento climático y amenazas como inundaciones, incendios o el aumento del nivel del mar.

La Tercera Conferencia Mundial sobre el Clima, que terminará el 4 de septiembre, trata de fortalecer desde el control del clima hasta la distribución de los pronósticos, sobre todo para ayudar a las naciones pobres en cuestiones de salud, agricultura, pesca, transporte, turismo y energía.

"Hay una gran brecha: ¿cómo podemos ligar mejor la toma de decisiones con la información?", dijo en conferencia de prensa Michel Jarraud, secretario general de la Organización Mundial de Meteorología, uno de los organizadores del encuentro.

"Lo que necesitamos es un sistema formal en que confíen todas las personas para acceder a información vital que pueda salvar su vida y proteger la propiedad y la economía", dijo acerca del "Marco de Trabajo Global para Servicios Climáticos", que se acordará en Ginebra.

Jarraud dijo que la conferencia va a hacer referencia tanto a las alertas climáticas como a los cambios a largo plazo. A las personas que viven en zonas costeras, por ejemplo, a veces no se les advierte de la proximidad de un ciclón.

A largo plazo, los cambios en las lluvias monzónicas pueden alterar el lugar en el que una compañía decide instalar una presa hidroeléctrica. Un mejor conocimiento sobre las capas de hielo de la Antártida o Groenlandia puede ayudar a predecir el aumento del nivel del mar o los riesgos de inundaciones costeras.

"No se trata sólo de los gobiernos, es también el sector privado, los individuos, los productores agrícolas, todos los que tienen que tomar una decisión afectada por el clima", dijo Jarraud sobre las consecuencias derivadas del "Marco de Trabajo Global para Servicios Climáticos".

Se prevé que en la conferencia, con la presencia de dirigentes de unos 20 países y ministros de otros 80 en los dos últimos días, se acuerde el marco de trabajo y se establezca un grupo encargado de pulir los detalles.

Se espera que ayude a que se alcance un acuerdo en la decisiva reunión sobre el clima que tendrá lugar en diciembre en Copenhague, en la que se quiere cerrar un nuevo tratado que sustituya al de Kioto.