Público
Público

Cumbre ONU lograría pocos progresos en la lucha contra el hambre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cumbre mundial de alimentos organizada por la ONU y que se realizará la próxima semana tiene pocas probabilidades de lograr avances en la lucha contra el hambre, ya que los líderes se han mostrado comprometidos con un aumento en la ayuda agrícola a países pobres, pero sin establecer metas o plazos para acciones.

Ante la realidad de que más de 1.000 millones de personas sufren de hambre, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por su sigla en inglés), perteneciente a Naciones Unidas, hizo un llamamiento para celebrar una cumbre en Roma entre el 16 y el 18 de noviembre.

La ONU esperaba conseguir fuertes promesas de líderes mundiales para gastar 44.000 millones de dólares anualmente en ayuda alimentaria a países pobres.

Sin embargo, el borrador de una declaración final, que fue conseguido por Reuters, sólo incluye un compromiso general a invertir más dinero en desarrollo agrícola y no hace mención a una propuesta para eliminar el hambre para el 2025.

"Nos comprometemos a tomar acciones hacia la erradicación sostenida de la hambruna en la fecha más pronta posible", indica el borrador, que sería aprobado el primer día de la cumbre de Roma, a menos que sufra modificaciones de último minuto.

Grupos de asistencia dijeron que la cumbre, a la cual muy pocos líderes pertenecientes al G-8 o ninguno de ellos asistirá, ya parece una oportunidad desperdiciada.

"La declaración es simplemente una repetición de viejas declaraciones", comentó Francisco Sarmento, coordinador de derechos alimentarios de ActionAid.

La escasez de alimentos y la desnutrición cobraron nueva importancia política después de que el año pasado un aumento en el precio de los alimentos provocara disturbios en cerca de 60 países.

Una cumbre del G-8 prometió 20.000 millones de dólares durante un plazo de tres años para ayudar a granjeros en naciones pobres, en un importante cambio en la política, que se aleja de la solución a emergencias puntuales y busca desarrollar estrategias a más largo plazo.

La FAO esperaba continuar con este espíritu y que los líderes se comprometieran a aumentar el porcentaje oficial de asistencia en agricultura a un 17 por ciento, volviendo a los niveles de 1980, desde el 5 por ciento actual.

Tal decisión recaudaría aproximadamente 44.000 millones de dólares anuales, en vez de los 7.900 que se gastan actualmente.