Publicado: 22.11.2013 07:00 |Actualizado: 22.11.2013 07:00

Cumbre Social, Mareas y 15-M toman la calle el 23-N para defender a las personas y juzgar a la banca

Sindicatos, Marea ciudadana y asambleas de barrios de Madrid convocan para el segundo aniversario de gobierno del PP dos manifestaciones en defensa lo público y para acusar a los culpables de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace meses que las calles del país no rebosan de manifestantes, aunque los recortes y las políticas de ajuste, además de la represión a la protesta social que viene con la nueva ley de seguridad ciudadana están más activos que nunca. Sigue habiendo protestas, como la del miércoles contra la ley Wert, pero la afluencia se ha ido reduciendo en todas - la mayoría de carácter sectorial- a medida que pasaban las semanas.

Tras un tiempo de letargo, este fin de semana vuelve la protesta unitaria coincidiendo con el segundo aniversario de la victoria con mayoría absoluta del PP en las pasadas elecciones. Dos años en los que el Gobierno "se ha saltado las líneas rojas que dijo que nunca se saltaría: sanidad, educación y pensiones", recordaban desde Marea Ciudadana durante la rueda de prensa para anunciar la confluencia en esta movilización con la Cumbre Social.

Así, la Cumbre Social, auspiciada por los sindicatos CCOO y UGT y que agrupa a más de 150 plataformas y organizaciones sociales, y la Marea Ciudadana, que coordina las distintas mareas por los servicios públicos y asambleas recorrerán Madrid desde Atocha hasta Cibeles a las 12.00 horas de este sábado. Harán lo propio desde Plaza de España hasta la Puerta del Sol varios colectivos vinculados al 15-M, como el Tribunal Ciudadano de Justicia o asambleas de distintos barrios. Una movilización que también aprovecharán para dar difusión a la querella ciudadana que este viernes presentarán contra los gestores y consejeros de Caja Madrid y TasaMadrid por prácticas ilícitas y delictivas, con indicios de delito de estafa en las concesiones de préstamos hipotecarios durante 2004 y 2007.

Aunque coinciden en tiempo y lema [Savlemos lo público, salvemos las pensiones, salvemos a las personas. Juicio a la banca] son manifestaciones diferentes al fracasar las conversaciones para concurrir de forma unitaria. Si Marea Ciudadana y Cumbre Social lograron el acuerdo, el sector quincemayista decidió desvincularse de la movilización conjunta por diferentes discrepancias con la Cumbre Social.

"Delegación de Gobierno no se ha querido reunir con nosotros y nos ha denegado varios recorridos"

La confluencia de Marea Ciudadana y Cumbre Social se logró in extremis durante varias reuniones a lo largo de esta semana en la que los sindicatos cedieron a las exigencias de la plataforma. Pedían que no fueran el secretario general de UGT, Cándido Méndez, y el de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, los que coparan el protagonismo pronunciado los discursos y yendo en primera línea de la marcha.

Aunque la intención era que ambas marchas confluyeran en la Puerta del Sol, "la Delegación de Gobierno en Madrid no lo ha autorizado. No nos ha dejado acabar nuestro recorrido en la Plaza de Colón y ni siquiera se ha querido reunir con nosotros", explicaba Julio Rodríguez, un  portavoz de Marea Ciudadana.

"La manifestación conjunta escenifica que es posible la unidad entre sindicatos y movimientos sociales al menos en la calle. Aunque somos críticos con la dirección de los sindicatos, entendemos que en este caso es bueno confluir", aseguraba el jueves en rueda de prensa Miguel Vila, otro portavoz de Marea Ciudadana.

"Es posible la unidad entre sindicatos y movimientos sociales al menos en la calle" El deterioro en los servicios públicos, la reforma de las pensiones, los recortes aplicados por imperativo de la Troika y la reforma del artículo 135 de la Constitución (BCE, CE y FMI) suponen el "desmantelamiento del Estado del bienestar", en opinión de los portavoces de las distintas mareas, por lo que la confluencia se convierte en la única arma que puede frenar el "avance de las políticas neoliberales", aseguran.

Aunque son conscientes de que los sindicatos no atraviesan su mejor momento debido a la presunta desviación de fondos para la formación de desempleados en Andalucía, los convocantes de Marea Ciudadana aseguran que "no son el enemigo" y defienden que el sábado estarán presentes muchos sindicalistas que "no tienen nada de corruptos". Pero recuerdan que se trata de "una jornada de lucha unitaria", lo que no significa que vaya a existir un trabajo conjunto entre ambas plataformas, matizan.

Desde Atocha partirán todos los madrileños que acudan al llamamiento de la Cumbre Social y la Marea Ciudadana, que se compone de la verde (Educación), blanca (sanidad), Roja (cultura), Violenta (derechos de la mujer), tricolor (republicana) y la plataforma 25-S. Un cortejo que irá encabezado por representantes de los barrenderos y jardineros de Madrid, entre otros, para recordar que la unidad es clave a la hora de la reivindicación. También han hecho una proposición para sostener la pancarta a Jorge Arzuaga, el activista que el jueves puso fin a una huelga de hambre de más de un mes para pedir la dimisión del Gobierno. El recorrido finalizará con la lectura de un comunicado conjunto por parte de dos representantes del mundo de la cultura que aún no se han elegido.

Por su parte, desde plaza de España encabezarán la otra manifestación el Tribunal Ciudadano de Justicia, varias asambleas del 15-M, trabajadores de Iberia y colectivos por la defensa de la sanidad pública como Patusalud, entre otros; para terminar en Sol y explicar la querella interpuesta contra los "responsables de la crisis-estafa que padecemos". También tienen prevista una concentración frente al Banco de España a las 17.00 horas.

Además, según informan los organizadores, están convocadas manifestaciones en más de 65 ciudades de todo el Estado entre el sábado y el domingo.