Público
Público

El cumpleaños más difícil del euro

La moneda única alcanza la decena ante la desconfianza sobre su viabilidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 1 de enero de 2002, la moneda única llegó a las calles de Europa con promesas de estabilidad económica y crecimiento, pero con un encarecimiento de los precios que superaron todas las expectativas.

Ese día, los cajeros automáticos de España y del resto de sus socios europeos comenzaron a suministrar billetes a unos ciudadanos que no conocían su moneda más que por los medios de comunicación, que realizaron una intensa campaña para concienciar a la población.

Diez años después, la moneda europea ha pasado a cargar con las culpas de todos los males que azotan a la economía del Viejo Continente. Al menos así lo publica la cadena británica BBC, que en un artículo pone de manifiesto los interrogantes sobre la pervivencia del euro.

El optimismo, sostiene BBC, duró lo que tardó en llegar la primera crisis grave. 'Las deficiencias que muchos especialistas atribuyen al diseño de la moneda y del Banco Central Europeo han aflorado hasta tal punto que ya no resulta descabellado oír voces autorizadas que dudan de su viabilidad', continúan.

Mientras, los líderes de la Unión Europea intentan fortalecer la imagen de la moneda unica, también en sus discursos de año nuevo. En un año de fuertes caídas bursátiles, a principios de diciembre los líderes europeos sacaron adelante el llamado 'pacto fiscal' con el que calmar a los mercados pese al aislamiento de Reino Unido.

Durante el primer trimestre del 2012 el Gobierno emitirá una moneda para conmemorar el décimo aniversario del euro según anuncia el Boletín Oficial del Estado (BOE) a través de una orden ministerial.

Entre las monedas de colección españolas con que se conmemora el nacimiento del euro se emitirá una moneda especial de 30 euros, otra de 50 euros denominada 'cincuentín' y otra de 10 euros denominada '8 reales'. Tres modelos que lanzarán más de dos millones de monedas al mercado, aunque las cantidades podrán aumentar o disminuir en función de la demanda.

En todas ellas aparecerá en sentido circular y en mayúsculas las leyendas 'X aniversario euro', así como las esfinges superpuestas de los Reyes de España en la de 30 euros o la figura de unos niños jugando con doce estrellas en la de 10 euros. 

La implantación de la moneda única tuvo un impacto elevado en los precios, pero no ocurrió lo mismo con los salarios.

De hecho, no sólo se aplicó un 'redondeo' al alza de los precios, sino que con el tiempo se acabó produciendo una cierta equivalencia psicológica entre las 100 pesetas y el euro, aunque el cambio real era de 166,386 pesetas. También con las 2.000 pesetas y los 20 euros (que realmente valían 3.328 pesetas) o con las 5.000 pesetas y los 50 euros (8.319 peseta).

Como consecuencia, en sólo un año los precios crecieron el doble de lo previsto, aunque la inflación fue muy superior en los bares y restaurantes (5,8%), en la ropa y calzado (5,3%), el transporte (5%), y la comida (4,6%).