Publicado: 02.12.2014 13:29 |Actualizado: 02.12.2014 13:29

Un cúmulo de errores propició la macropelea ultra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La macropelea entre los Riazor Blues y el Frente Atlético en las inmediaciones del Vicente Calderón el domingo a primera hora de la mañana estaba planeada. Efectivamente, la Policía no ha sido capaz de encontrar ningún intercambio de mensajes por Whataspp que determinara una quedada expresa entre los miembros de los grupos ultras del Deportivo y del Atlético para pegarse. Sin embargo y pese a que los Riazor Blues hayan negado la quedada, lo cierto es que se buscaban desde hacía tiempo. Y el domingo se encontraron.  

El grupo gallego de extrema izquierda y los ultras fascistas rojiblancos se tenían ganas desde el pasado mes de mayo. Cuando el Atlético se impuso en el Camp Nou al Barcelona consiguiendo el título de Liga, la celebración de aficionados gallegos del club madrileño en la fuente de Cuatro Caminos de A Coruña acabó en altercados. Algunos fueron golpeados por miembros de los Riazor Blues y entonces el Frente clamó venganza. Este domingo, como es habitual, quedaron entre ellos para desayunar y después acudir al Calderón. Pero esta vez sospechaban que los Riazor Blues iban a hacer acto de presencia. El resultado ya se conoce.

Todos los sistemas de seguridad para detectar la reyerta ultra fallaron. Y dos elementos dan las claves de la falta de entendimiento y la poca coordinación entre autoridades y los respectivos clubes. Son las entradas para el partido y el viaje de los Riazor Blues en autobús. Por eso, no se planteó en ningún momento declarar el partido de "alto riesgo", lo que hubiera aumentado y adelantado la presencia policial y hubiera evitado cualquier tentativa violenta. Con respecto a las entradas, hasta 215 se escaparon al control del Atlético y el Deportivo. De ellas, 105 fueron a parar a manos de los Riazor Blues por parte del presidente de la Federación de Peñas del Deportivo. Una carta con las mismas llegó al mismo estadio de Riazor pero nadie la abrió.

En segundo lugar, los ultras del Deportivo también burlaron a la Policía contratando los dos autocares en los que viajaron a Madrid en Lugo. Sin embargo, el miércoles un miembro de seguridad del Deportivo alertó de sus sospechas a la Policía de que iban a viajar 50 ultras a Madrid y ésta lo comunicó el jueves a la Comisión Antiviolencia. Ahí se terminó la cuestión. Todo esto contradice las declaraciones del secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, que ayer dijo que "no existían elementos objetivos que hiciesen prever que pudiesen suceder actos violentos como los ocurridos".

La muerte de Francisco José Romero Taboada, Jimmy, ya ha provocado que, según publican varios medios, grupos antifascistas estén planeando su particular venganza. Ayer una pintada en el lugar donde fue asesinado el ultra gallego rezaba la famosa frase vengativa: "Ni olvido ni perdón".  Según las informaciones, ya se habrían producido reuniones clandestinas para salir de "cacería" a por los que participaron en la reyerta por parte del Frente Atlético. Entre ellos se tienen localizados, saben qué locales frecuentan y conocen los barrios donde residen.

Mientras, este martes los 21 detenidos -seis de ellos con antecedentes- declararán ante el Juzgado de Guardia de Detenidos. Los interrogatorios de los detenidos se producirán después de que hayan sido puestos a disposición judicial tras prestar declaración en la comisaría de Moratalaz. Les tomará declaración el juez de Instrucción que esté hoy de Guardia de Detenidos. Tras ello, pasará las diligencias al Juzgado de Instrucción número 20 de Madrid, cuyo titular estaba de guardia el pasado domingo y fue el que procedió al levantamiento del cadáver.

Con las manifestaciones judiciales, el magistrado intentará determinar quién o quiénes fueron los supuestos autores de la muerte de Jimmy, que falleció a causa de los golpes que recibió con una barra de hierro, según ha determinado la autopsia, que ha señalado que la causa de la muerte ha sido un "traumatismo craneoencefálico con hemorragia interna y estallido de víscera maciza" y "bazo".

Seis de los detenidos ya contaban con antecedentes por lesiones, robos con violencia, daños, robos con fuerza, desórdenes públicos y amenazas. También se identificó a 90 personas. De los 21 detenidos, doce de ellos son de la peña de los Riazor Blues, seis del Frente Atlético, dos de los Bukaneros y uno del Alcorcón. Sin embargo, la Policía todavía no ha localizado al autor material de los golpes que acabaron con la vida de Jimmy y sigue revisando las cámaras de los alrededores de la zona de Madrid Río.

Los Riazor Blues, a través de su blog, han pedido la puesta en libertad de los doce detenidos que pertenecen al grupo. Publican un comunicado en el que dan su "más sentido pésame a todos los familiares y amigos de nuestro hermano Jimmy" y muestran su "apoyo y solidaridad" a sus "compañeros detenidos, algunos de ellos heridos, así como a sus familiares", apostillan. En la misma, piden "su pronta puesta en libertad".