Público
Público

La cúpula de la CEOE despide a Díaz Ferrán sin una sola crítica

Sólo José Antonio Segurado se permitió un ligero reproche por «retardar» su decisión de irse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sin crítica oficial alguna. Ni una sola voz dentro de la patronal le afeó su gestión empresarial ni el daño causado a la imagen de la organización y del empresariado español en general. Así saldrá de la CEOE el ya presidente en funciones, Gerardo Díaz Ferrán, quien ayer convocó elecciones anticipadas.

Como si no hubiera existido Air Comet ni los cientos de pasajeros con billete comprado pero incapaces de volar en Navidad. Como si nadie hubiera visto cómo se abocaba a Marsans al concurso de acreedores con una venta in extremis sobre cuyo proceso han surgido dudas legales y cuyos trabajadores enviaron ayer una corona de flores a Díaz Ferrán. Como si no fuese la misma persona que dejó sin pagar deudas, nóminas y hasta a la Seguridad Social y vio cómo los 21 vicepresidentes que él mismo había nombrado conspiraban a sus espaldas para forzar su marcha. El emperador está desnudo pero ayer, de nuevo, nadie se lo dijo.

El presidente dice que se va por 'motivos personales'

No hubo críticas ni en el desayuno con los vicepresidentes a las ocho de la mañana, ni en el comité ejecutivo una hora después, ni en la junta directiva posterior. Díaz Ferrán siguió el guión: convocó elecciones, que se celebrarán el próximo 21 de diciembre, a las que no se presentará, según anunció ayer. Cumplido el trámite, nadie le puso las cosas difíciles para tranquilidad de él y de todos los presentes. 'Siempre me he sentido absolutamente respaldado por los órganos de gobierno de la CEOE. Les agradezco el aplauso', comentó Díaz Ferrán en referencia a la ovación que recibió ayer en el transcurso de la junta.

El único leve reproche se lo lanzó José Antonio Segurado, presidente de honor de la madrileña CEIM, encargado de leer la carta de despedida, que tachó de algo 'retardada' la salida del presidente. Todo quedó apagado por el 'largo, muy largo aplauso' que siguió a la citada carta, según comentaron fuentes de la junta.

Un broche de oro para un traje invisible que lució ayer sin rubor Díaz Ferrán al declarar:'Los motivos que me llevan a no presentarme a la reelección no están dentro de esta casa', sino que se trata de 'motivos personales. Me tengo que ocupar de ellos'. Y añadió: 'Considero que lo mejor para los demás empresarios españoles en estos momentos es que venga otro presidente', vistiendo definitivamente de decisión propia su marcha.

Díaz Ferrán niega haber recibido presión de los órganos de gobierno

Una decisión tomada, según Díaz Ferrán, 'en el momento oportuno', aunque ese momento coincidía con el día (el pasado 4 de octubre) en que sus tres vicepresidentes más cercanos (Arturo Fernández, presidente de CEIM; Joan Gaspart, presidente del Consejo de Turismo de la CEOE, y Jesús Terciado, presidente de la Cepyme), elegidos por los demás como portavoces de la conspiración, le dijeron que todos, incluidos ellos, querían que se fuese y le recomendaron que lo hiciese por su propio pie para no tener que oír que se lo pedían oficialmente. Y aceptó.

A pesar de mantener la intriga hasta el último minuto incluso presentarse a la reelección para la que ha tanteado si tenía apoyos, la realidad le ha hecho seguir los pasos que le han marcado. Por eso no mentía ayer cuando dijo: 'No he recibido ningún tipo de presión en ninguna de las reuniones de los órganos de gobierno' de la CEOE. Y por eso pudo defender que se siente 'satisfecho' de haber 'abierto puertas y ventanas' en la patronal, 'haberla democratizado y que todas las decisiones se hayan tomado desde los órganos de gobierno'.