Público
Público

Custo Barcelona mezcla ficción y realidad en su nueva colección primaveral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El diseñador español Custo Dalmau presenta hoy en la Semana de la Moda de Nueva York sus nuevas apuestas para la próxima primavera, una colección compuesta de dos líneas con las que mezclará ficción y realidad sobre la pasarela.

"Se trata de un experimento en el que mezclamos dos colecciones muy distintas. Es el encuentro de la moda de ficción, que es ocasional, y la de la realidad, cotidiana y funcional", explicó hoy el creador catalán en una entrevista con Efe en Nueva York, donde desde hace casi quince años presenta las creaciones de Custo Barcelona.

El diseñador muestra así para la primavera-verano de 2011 dos apuestas muy diferenciadas, unidas bajo una misma colección, y que sobre la pasarela pondrán de manifiesto el gusto de Custo por llevar hasta el consumidor diseños que van desde lo más arriesgado hasta algo más funcional.

"Hemos creído interesante mezclar una colección creativa con otra mucho más funcional", explicó el modisto, cuyas apuestas, que como es habitual estarán llenas de color, reflejan la unión entre "un estilo muy creativo y estético, lleno de riesgo" y otro que habla "un lenguaje de la moda más real y actual".

Esa concepción queda plasmada así en "Ficción y Realidad", una colección muy ecléctica, cuya parte más creativa está inspirada, según Custo, "en la arquitectura y las esculturas móviles de César Manrique y Alexander Calder", y la más llevable se inspira en el "estilo de las 'groupies', esas personas que van a los festivales de música".

"Es difícil ver a gente vestida al cien por cien con propuestas de pasarela", dijo Custo, quien propone así diseños para todos los gustos, en los que o bien destacan los colores vivos y llamativos, como los neones acompañados de blancos, o bien se extienden los tonos pastel -azul celeste y rosa rebajado-, y otros más neutros".

El diseñador, que lleva hoy la moda "made in Spain" a la pasarela neoyorquina junto a su compatriota Joaquín Trías, presenta en Nueva York una de sus colecciones más arriesgadas, en la que para reproducir el movimiento de las creaciones de Calder y Manrique apuesta por el uso de lentejuelas, macramé o varias tiras de piel sintética.

"El efecto gráfico en la parte de ficción se consigue a base de costuras, gracias en este caso a un difícil trabajo manual de patchwork", dijo Custo, quien, sin embargo, para su tendencia "más real" recurre a sus conocidos estampados y bordados.

Para el catalán, los tejidos estrella de la temporada son el algodón y el lino, aunque también trabaja seda, viscosa, nailon, rayón y microfibras.

El público neoyorquino conocerá así este domingo un total de cincuenta modelos para mujer y una quincena para hombre, de entre los que sorprenderá, entre otras piezas, una americana fabricada en algodón y lino ultrafinos que permiten que el blazer en cuestión pueda hacerse un ovillo y guardarse en el bolsillo de un pantalón.

Custo acompaña sus nuevas creaciones con todo tipo de accesorios, compuestos por los nuevos integrantes de sus colecciones de bolsos, gafas de sol y zapatos. En esa última categoría destaca la presencia de zuecos, de madera clara y rematados en piel y otros materiales.

El diseñador catalán se mostró además "encantado" de desfilar este año por primera vez en la Semana de la Moda de Milán, donde el 24 de septiembre presentará "con algún retoque" la misma colección que debuta hoy sobre la pasarela.

"Hacía tiempo que queríamos presentar una colección allí. Para nosotros hay tres grandes pasarelas: Nueva York, París y Milán, y al final lo hemos conseguido", dijo a Efe el diseñador, quien reconoció que el italiano es "un mercado hermético, que genera mucho y buena moda, pero de mucha importancia para Custo Barcelona".

Custo Barcelona y Joaquín Trías son los primeros españoles en debutar en el Lincoln Center de Manhattan, nueva sede para la Mercedes-Benz Fashion Week y donde la moda española volverá a ser protagonista el martes con las apuestas de Toni Francesc y en su última jornada -la del jueves- con los diseños de David Delfín.