Público
Público

‘Da Vinci’s Demons’ pinta al genio del Renacimiento como un joven díscolo y atormentado

FOX estrena este jueves en España la nueva serie de David S. Goyer con el rigor histórico como última preocupación de los guionistas  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Da Vinci's Demons llega hoy a España de la mano de Fox (22.20 horas). Estrenada en Estados Unidos el 12 de abril, los resultados de audiencia han sido tan buenos para Starz que la cadena ha firmado una segunda temporada. Detrás de la serie está David S. Goyer, últimamente muy en boca de todos gracias a su participación en los guiones de películas como El Caballero Oscuro: La leyenda renace y El Hombre de Acero. El creador de la fallida FlashForward convierte los años de juventud de Leonardo Da Vinci en una historia de aventuras donde el rigor histórico importa más bien poco.

El protagonista de Da Vinci's Demons es un Leonardo en la veintena que vive obsesionado con el reconocimiento, atormentado por la cantidad de ideas que se agolpan en su cabeza sin encontrar cómo convertirlas en realidad y afectado por un suceso en su pasado que no logra recordar. Interpretado por el británico Tom Riley, el Leonardo con el que fabula S. Goyer es un joven con un ego tan grande como su genio, conquistador, díscolo, de lengua mordaz y predispuesto a meterse en líos.

El tono de la serie y la construcción que se hace del personaje de Da Vinci se asemejan en cierta manera a la adaptación cinematográfica que Guy Ritchie hizo del Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle. Su película podría haberse llamado Sherlock Holmes o de cualquier otra forma. La serie que ahora estrena FOX recuerda un poco a ese trabajo del director de Rocknrolla por la libertad que tanto Ritchie como S. Goyer se han tomado para trasladar un personaje ficticio (el primero) o real (el segundo) a la pantalla.

Amén de por el hecho de que ambos personajes comparten insolencia, dotes para la lucha y afición por los opiáceos. Al genio del Renacimiento le ayudan en la serie con sus recuerdos dando por buena la idea de platónica de que aprender el recordar. Al menos eso se intuye tras un piloto frenético y algo atropellado en el que se agolpan ideas, tramas y personajes. El encuentro de Da Vinci con un turco deja entrever que tras esos demonios del artista se halla un culto ancestral que guía los designios de su vida y su mente.

Da Vinci's Demons no es una serie histórica (aunque pueda parecerlo en un principio) sino de aventuras, así que el rigor histórico no es algo que preocupe a los guionistas. Solo lleva cuatro episodios en antena en EEUU y ya se ha enfrentado a algunas críticas por los errores históricos. Algo que, por otra parte, es muy común en series que tocan la realidad sea de pasada o como argumento central. Ahí están ejemplos de la talla de Roma o Los Tudor, que no se han librado de las críticas por tomarse licencias creativas en aras de un argumento más atractivo.

Las series nacionales no se libran tampoco. Sobre todo en los últimos tiempos, donde las temáticas históricas han proliferado. Hispania y los estribos de los caballos, el parche de La Princesa de Éboli que cambió de sitio para facilitar el trabajo a Belén Rueda, la idílica imagen que Isabel da de los Reyes Católicos o la falta de rigor histórico de Toledo son solo un ejemplo. Al margen queda Águila Roja, una serie ambientada en el Siglo de Oro (XVII) y en la que el héroe —que aprendió sus artes de combate en el lejano Oriente como si fuese el mismísimo Batman o Lobezno— se las ve con vampiros y piratas. Pese a todo, la serie protagonizada por David Janer triunfa en la parrilla. Lo mismo que Da Vinci's Demons en Estados Unidos.

Aun siendo una serie de aventuras e intrigas más que histórica, muchos de los personajes de Da Vinci's Demons y los hechos que se relatan existieron y ocurrieron. Ambientada en la Florencia del siglo XV, época en la que la cuidad florentina era un autentico hervidero tanto para la cultura como para las intrigas palaciegas, no faltan entre los personajes el todopoderoso clan de los Medici con Lorenzo (Elliot Cowan) a la cabeza y su amante Lucrezia Donati (Laura Haddock), los Sforza o Verrocchio. Los personajes sí que existieron. Se estudian en clase de Arte e Historia. Pero todo apunta a que la serie no servirá como ejemplo ameno para que los chavales aprendan quién era Da Vinci o cómo era la Italia del siglo XV.

Pero lo que más llama la atención es el retrato que se hace de un genio del Renacimiento como lo fue Leonardo Da Vinci y la apariencia de videojuego que se le da a muchas de las escenas. Principalmente en los planos generales, exteriores o vistas aéreas de Florencia, que a los aficionados a los videojuegos recordarán (y mucho) a la recreación que se hace de la misma ciudad en la segunda entrega de Assassin's Creed.

Por momentos parece que en lugar de entrar Da Vinci en plano se va a ver a Ezio saltando de un tejado a otro o aferrado a cualquier saliente de la arquitectura. Contrastan demasiado las escenas de interior con las exteriores, donde la recreación ordenador mediante es más que evidente. Quizás esa estética tan similar al videojuego citado tenga algo que ver con el hecho de que David S. Goyer haya trabajado también en ese mundo.

No faltan en Da Vinci's Demons el amor y el sexo. El piloto establece un complicado triángulo entre Da Vinci, Lucrezia Donati y Lorenzo Da Vinci, algo que no dejará de sorprender a los espectadores más versados en la vida y obra del autor de La Gioconda. Mucho se ha escrito sobre su sexualidad, tema que S. Goyer ha avanzado en alguna entrevista que no pasarán por alto. De hecho, pese a la apariencia de conquistador y sus devaneos durante el piloto, hay al menos un comentario que sienta las bases de la ambigua sexualidad del artista.

Da Vinci's Demons se estrena este martes 9 de mayo en FOX, a partir de las 22.20 horas. La emisión del primer episodio irá seguida del making of de la serie. En EEUU, 2,14 millones de espectadores convirtieron el estreno del nuevo proyecto de David S. Goyer en el mejor de la historia de Starz sustituyendo a Camelot en el ranking de la cadena.