Público
Público

Dada de alta del hospital la chica de 15 años que recibió una paliza en Ermua

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La adolescente de 15 años que sufrió una brutal paliza el pasado día 10 en las pistas deportivas de un colegio del municipio vizcaíno de Ermua, durante una discusión entre menores, ha sido hoy dada de alta del Hospital Donostia, donde permanecía ingresada desde hace diez días.

Fuentes del Servicio Vasco de Salud han explicado que la menor fue operada el día 11 de las graves lesiones que padeció en su ojo izquierdo y, tras la favorable evolución que ha seguido, esta mañana ha abandonado el centro sanitario.

No obstante tendrá que someterse a revisiones y será atendida nuevamente por los servicios de cirugía maxilofacial y oftalmología, que participaron de forma conjunta en la operación, ya que, además de las lesiones en el ojo, presentaba golpes en la cara.

El Hospital Donostia no ha facilitado un parte médico de la joven, al tratarse de una menor y debido a que el juez que instruye las diligencias abiertas sobre este caso ha decretado el secreto de sumario.

La Ertzaintza mantiene abierta una investigación para identificar a los autores del ataque, según ha confirmado el departamento vasco de Interior, que ha precisado que fueron los padres de la menor quienes interpusieron una denuncia por la paliza que había recibido su hija.

La familia de la joven ha relatado a diarios del grupo Vocento que la agresión se produjo el pasado domingo 10 de febrero por la tarde, en las instalaciones deportivas de un centro educativo del barrio de Ongarai, en Ermua, en el transcurso de una riña entre varios jóvenes, entre ellas dos chicas conocidas de la víctima.

Según han expuesto los familiares, varios adolescentes golpearon a la adolescente con una barra de hierro, le quemaron el pelo, le orinaron encima y la arrollaron con una moto, ante la mirada indiferente de varios testigos.

Sólo un joven quiso intervenir en defensa de la chica y también fue golpeado por los agresores.

Cuando finalizaron los golpes, la menor caminó hasta su casa sangrando por la boca, los oídos y la nariz, así como con numerosas contusiones en la espalda y graves lesiones en un ojo, por lo que sus padres la trasladaron a un ambulatorio para que fuera atendida.