Público
Público

Damm se hace con el control de Pescanova

El nuevo consejo de administración de la multinacional gallega quiere acelerar las negociaciones con la banca acreedora, a la que planteará una quita de la deuda del 75%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La propuesta encabezada por la cervercera Damm, con el fondo Luxempart y con Iberfomento como aliados, es la que ha salido victoriosa en la junta general de accionistas de Pescanova este jueves tras cosechar un respaldo del 70,82%, en total 11.026.960 votos.

Damm, que ostenta el 6,183% de Pescanova, ha logrado sacar adelante su candidatura para formar un nuevo consejo de administración de Pescanova, que estará compuesto por siete miembros, y que esta presidido por Juan Manuel Urgoiti, expresidente de Banco Gallego y actualmente consejero de Inditex. Urgoiti sustituye al fundador y mayor accionista del grupo (con un 7,5% del capital), Manuel Fernández Sousa.

Así, en el nuevo consejo de Pescanova Luxempart, con el 5,83% del capital,  estará representada por François Tesch; Iberfomento (3,39%), será representada por José Antonio Pérez-Nievas; la lista de consejeros dominicales (los que representan a acccionistas) la completa José Carceller Arce, opr Damm. Junto a ellos se sumarían cuatro independientes, tres nuevos y Yago Méndez, integrante del anterior consejo de administración. Los otros tres independientes propuestos por Damm son: Juan Manuel Urgoiti; Luis Angel Sánchez, presidente de SES Astra Ibérica y consejero independiente de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), y Alejandro Legarda, consejero y director general de CAF desde 1993 y presidente del comité de auditoría de Viscofan desde 2012.

Al ganar con suficiente mayoría la candidatura de Damm no ha sido necesario votar la propuesta alternativa, la que defendían los minoristas englobados en Pescanem, y que contaban con el apoyo del inversor estadounidense Cartesian. Estos proponían un consejo de quince miembros, todos independientes, lo que suponía una novedad, ya que no existe ninguna compañía cotizada que tenga un consejo integrado exclusivamente por miembros que reúnan este perfil.

Las posturas de partida eran tan irreconciliables que ha costado el acuerdo para establecer el sistema de votaciones, donde ha triunfado finalmente el de propuestas generales, como listas cerradas, y no el de consejero por consejero pese a reiteradas tentativas.

Ahora, la principal tarea del nuevo consejo de administración de Pescanova es avanzar en las negociaciones con la banca para salvar a la sociedad de una de las mayores quiebras de la historia de España. Desde que la sociedad entrase en concurso de acreedores tras detectarse un gran agujero patrimonial y pérdidas millonarias no declaradas que llevaron ante la justicia a varios de sus ejecutivos, la gestión del grupo de alimentos congelados está en manos de un administrador concursal, la consultora Deloitte, que gestiona el día a día de la empresa.

El expresidente Fernández Sousa está imputado por presuntos delitos de estafa o falsificación de cuentas en una investigación que ya ha desvelado un agujero patrimonial de casi 1.700 millones de euros y una deuda superior a los 3.600 millones de euros según el administrador concursal. El nuevo consejo deberá negociar con sus acreedores en espera de un plan de viabilidad que está preparando PwC y que probablemente incluirá venta de activos o capitalización de deuda con una quita que algunos medios calculan que podría alcanzar hasta el 75%. Entre los bancos acreedores de Pescanova destacan Sabadell , Popular,CaixaBank o la nacionalizada NovaGalicia.

Los prolegómenos de la esperada junta de accionistas se caldearon la víspera cuando el mismo juez de la Audiencia Nacional que investiga la causa de Pescanova imputara al presidente de Damm, Demetrio Carceller, por una presunta trama de evasión de impuestos en otro caso.

En sus primeras declaraciones a los medios tras ser elegodo nuevo presidente de Pecanova, Juan Manuel Urgoiti explicó que su papel consistirá en 'ponerse al frente de todo el proceso' y que las cuestiones de mayor importancia a abordar en el corto plazo serán trabajar en su visibilidad y en la 'reestructuración de la deuda'. 'Si eso se consigue, la compañía tiene vida y apuesto por ello', aseguró, recordando que el propio administrador concursal también se ha expresado en ese sentido.

Sobre la deuda, ha destacado que habrá que hacerla 'asequible a la dimensión y generación de fondos de la compañía' lo cual, según indicó, pasará por una quita 'importante', que estimó en el 75%, En todo caso, insistió en que se trata de una estimación, pues el plan de viabilidad no estará listo hasta 'mediados del mes que viene'. 'Pero las líneas directrices serán esas', apuntó. Urgoiti, quien aseguró que ya ha hablado con algún banco, admitió que se trata de una quita elevada, y si bien mantuvo que 'a todo el mundo le molesta perder dinero', también apostó por que haya 'sentido común'.

En sus primeras declaraciones como presidente de la compañía, ha asegurado que 'en absoluto' teme por una posible deslocalización de la pesquera, a la que aludió como 'segunda empresa gallega' -después de Inditex--. Así, tras recordar que el fundador de Pescanova era gallego, manifestó su 'respeto a las raíces, el origen' y al propio 'nombre' de la compañía. A ese respecto, reconoció como 'obvio' que ha habido una gestión 'errónea', por el gran endeudamiento, si bien ha insistido en que 'es un nombre buenísimo en España y el mundo'.

En cuanto al proceso judicial sobre Pescanova que se sigue en la Audiencia Nacional, consideró que 'para los gestores antiguos puede ser un problema importantísimo' pero descartó que vaya a suponer algún contratiempo para la compañía. Así, indicó que el auto en el que se imponen finanzas civiles a Pescanova 'se está hablando y recurriendo' pues, según estimó, 'jurídicamente no está bien planteado' y sería 'absurdo cargarse la compañía, que aquí hay 12.000 personas'.