Público
Público

Dan el último adiós a los jóvenes de El Paso asesinados en Ciudad Juárez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los estudiantes del colegio Cathedral High School, de El Paso, se despidieron hoy en una emotiva ceremonia de uno de sus compañeros asesinado el pasado sábado en Ciudad Juárez.

Carlos Mario González Bermúdez, de 16 años, fue acribillado junto con sus amigos Juan Carlos Echeverri, también ciudadano estadounidense de 15 años y el mexicano Cesar Miramontes de 17, mientras se encontraban en un establecimiento comercial de venta de autos usados en la ciudad mexicana.

Según allegados a los adolescentes, éstos estaban comiendo tacos en la calle cuando un empleado del concesionario de autos les ofreció ver unos vehículos por lo que los muchachos entraron al establecimiento donde perdieron la vida.

"Estaban viendo carros cuando llegaron los sicarios a preguntar por el dueño, al no encontrarlo dispararon contra los niños", dijo un familiar de una de las víctimas, quien pidió no ser identificado.

"Los voy a extrañar mucho", dijo llorando Natalia Sánchez, la novia de Juan Carlos Echeverri, durante la ceremonia en el colegio en la que también estaba el padre de González Bermúdez, quien no hizo declaraciones a la prensa.

De acuerdo con el protocolo de información entregado por la Fiscalía General del Estado de Chihuahua (FGE), los sicarios dispararon a los adolescentes al menos en 18 ocasiones con rifles Ak-47, mejor conocidos como "cuernos de chivo".

A pesar de la conmoción que ha causado el hecho, en la ciudad no se sorprenden dada la violencia que se vive al otro lado de la frontera.

"Estábamos esperando un hecho de esta naturaleza con alguno de nuestros alumnos, y la realidad aunque lamentable, es que más asesinatos seguirán ocurriendo", señaló a Efe el sacerdote Nick González, director del plantel educativo.

González afirmó que lo que más duele es que sus estudiantes han comenzado a acostumbrarse a la violencia que azota a la vecina ciudad, ya que los asesinatos en el lado mexicano se han convertido en sucesos cotidianos.

Los alumnos temen cruzar la frontera para no poner en riesgo sus propias vidas.

"Todos los días en Juárez hay una extorsión, un robo, un asesinato, siempre pasa algo que nos afecta", indicó Guillermo Bayona, amigo de González Bermúdez, y quien dijo ser consciente de que cualquier persona que se encuentre en territorio mexicano, puede ser la próxima víctima de una ofensiva criminal.

"Mi amigo estaba en el momento equivocado en el lugar equivocado, y por eso hoy ya no está con nosotros", añadió Bayona.

El nivel de inseguridad en Ciudad Juárez es tan notorio, que el mismo alcalde de El Paso, John Cook, ha insistido en varias ocasiones en que no se viaje a esa ciudad a menos que exista una necesidad de fuerza mayor.

De la misma manera, el Departamento de Estado recomienda a sus ciudadanos no visitar México debido a la falta de garantías de parte del Gobierno mexicano a quienes están en su territorio.

Este ataque representa el primer homicidio en 2011 de ciudadanos estadounidenses en México.

Según información del Consulado General de Estados Unidos en Ciudad Juárez, en 2010 fueron asesinados 94 estadounidenses en el estado de Chihuahua, y entre ellos destacó el de la empleada del Consulado de Estados Unidos, Lesley Ann Enríquez, asesinada junto a su marido el pasado 13 de marzo mientras viajaban en su auto por una avenida de Juárez.

De igual manera durante 2010 dos estudiantes de la Universidad de El Paso en Texas (UTEP) fueron acribillados en una calle en Juárez.