Público
Público

Daniel Brühl afirma que "mi paciencia se ve recompensada con el papel de Niki Lauda"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El actor hispano alemán Daniel Brühl ha aprendido este año que la paciencia y la espera tienen su recompensa. Tras no tener ningún proyecto interesante, de repente le han ofrecido ser nada menos que el corredor austríaco Niki Lauda en una película dirigida por Ron Howard.

En una entrevista con Efe en Venecia, donde ha presentado, fuera de concurso, el filme español de ciencia ficción "Eva", Brühl se muestra encantado con su próximo proyecto, que comenzará a rodarse a comienzos del próximo año.

Contará la rivalidad que en los años setenta protagonizaron Lauda y el británico James Hunt, al que interpretará Chris Hemsworth ("Thor") y estará dirigido por Howard, responsable de películas como "El desafío: Frost contra Nixon" (2008), "Una mente maravillosa" (2001) o "El código Da Vinci" (2006).

En el trabajo como actor, reflexiona, "hay momentos chungos".

"El cine alemán hace dos años que ha bajado un poco y está bien moverse hacia otro lado", explica pausado.

Por ello se ha instalado en Barcelona, desde donde está comenzando a hacerse un sitio en el cine español.

Sin embargo, en el último año no ha recibido nada que le fascinara. Un tiempo que se ha tomado con calma y en el que se ha dedicado a escribir un libro sobre Barcelona para una editorial alemana.

"Este año me ha demostrado que tener paciencia y esperar vale la pena", explica el actor de "Good bye Lenin". "De repente me ha salido un protagonista en una película de Ron Howard sobre Niki Lauda".

Una historia para la que se siente preparado tras sus anteriores experiencias en el cine de Hollywood.

"Tuve mis primeras experiencias con Paul Greengrass en 'El ultimatum de Bourne' y con (Quentin) Tarantino en 'Malditos bastardos'. Eso me ha ayudado un poco para no estar asustado ante este tipo de proyectos".

Pero no sólo le interesa el cine de Estados Unidos.

Está encantado con sus últimos trabajos en el cine español, en el que está buscando su sitio.

Tiene un papel de reparto en "Intruders", de Juan Carlos Fresnadillo, que se estrenará en el Festival de San Sebastián; participa en "Los Pelayos", de Eduard Cortés, junto a Lluis Homar y Eduard Fernández, y acaba de rodar un corto en La Habana con Julio Medem como parte de un proyecto llamado "Siete días en La Habana".

"Estoy trabajando con directores que me fascinan", afirma Brühl (Barcelona, 1978), que considera "un privilegio y una enorme suerte" el tener una madre española y catalana, lo que le ha abierto muchas más puertas como actor.

Y eso le ha dado más oportunidades para buscar películas buenas, algo que, en su opinión, cada vez escasea más.

"Lo que quiero lograr es que al final de mi carrera haya entre 5 y 10 dvd's en mi estantería de películas que me encanten, por su relevancia y calidad y de esas hay muy pocas".

Para lograrlo, la única receta es "experimentar y estar dispuestos a equivocarse", además de no dejarse llevar por el dinero o por cosas equivocadas como el éxito. "Hay que tener paciencia y confianza", insiste.

Y de esas 5 ó 10 películas soñadas, ya tiene al menos un par de ellas.

"Good bye Lenin", una historia de relevancia internacional y, por supuesto, "Malditos bastardos", dos películas "impresionantes".

Mientras, sigue buscando activamente esos proyectos soñados. No es de los que se sienta a esperar.

Un ejemplo, "Eva", la película dirigida por Kike Maíllo y que presentó hoy en Venecia.

"Llevaba tiempo echando un vistazo a los directores que salían de la ESCAC (Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya) de Barcelona, mucha gente joven con mucho talento". De ese interés salió su aceptación por un papel en una historia de ciencia ficción, uno de esos riesgos que hay que correr.

Alicia García de Francisco