Público
Público

Daniel Jimeno era un gran aficionado a los encierros

El fallecido en el encierro de San Fermín trabajaba como mozo de almacén y no era ningñun novato: era un habitual de Pamplona y ya había corrido varios encierros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los cirujanos que han atendido a Daniel Jimeno Romero, el joven de 27 años natural de Alcalá de Henares que ha muerto en el encierro de los Sanfermines de este viernes,  han coincidido en apuntar que las heridas que ha sufrido al ser corneado por el toro eran 'mortales de necesidad'.

'Las heridas eran de gravedad mortal, por lo que no hemos podido hacer nada por su vida', ha comentado la cirujana torácica Esther Vila, quien ha comparecido en rueda de prensa junto con la consejera de Salud del Gobierno de Navarra, María Kutz, el cirujano vascular Leopoldo Fernández Alonso y el doctor Javier Sesma, jefe de servicios de Urgencias del Hospital de Navarra.

Vila ha explicado que el joven, que presentaba una 'herida por asta a nivel supraclavicular izquierdo' con 'un trayecto descenente que afectaba al pulmón izquierdo más aorta y cava', ha entrado en el centro, donde le esperaban los especialistas, 'con una historia de parada cardiorrespiratoria y un aspecto completamente de vacío' porque 'había sangrado muchísimo'.

Daniel Jimeno Romero, el corredor de 27 años muerto esta mañana tras ser empitonado en el cuello por un toro de Jandilla, tenía una afición 'desmedida' por los encierros de San Fermín y participaba de forma habitual en ellos, según informaron a Europa Press fuentes cercanas al mozo fallecido.

El joven residía en Alcalá de Henares, aunque su familia paterna era de Pamplona. Estos días pasaba unos días en la capital de Navarra con sus padres, su novia y su abuela. Además, tenía una hermana.

Según explicaron las mismas fuentes, Daniel Jimeno se fue ayer pronto a la cama, sobre las once o las doce de la noche, como hacen los corredores que tienen pensado madrugar para acudir al día siguiente al encierro.

El fallecido tenía 'mucha afición' por los encierros desde su infancia y su padre también corrió delante de los toros hace años en Sanfermines. Daniel Jimeno también había corrido encierros en San Sebastián de los Reyes y en varias localidades de Guadalajara.

Según explicaron desde el entorno del fallecido, era 'un chico fuerte, con poderío y preparado' para participar en la carrera.

Esta mañana, un toro de Jandilla le empitonó en el cuello y le arrancó la vena cava, además de causarle heridas en la aorta y en el torax. Falleció a las 8.45 horas en el Hospital de Navarra.

'El nenuco' es el apodo con el que los vecinos y amigos conocían al joven fallecido en el encierro de este viernes en Pamplona, residente en Alcalá de Henares, durante muchos años lateral izquierdo del Club Deportivo Miralvalle y que sus conocidos recuerdan como 'un chico muy querido' y 'de lo mejor'.

Daniel Jimeno Romero nació hace 27 años en el barrio alcalaíno de Reyes Católicos, donde vivía con sus padres, Juan A. Jimeno y María del Carmen Romero. Daniel, con una hermana mayor que él, estudió como muchos chicos de esta zona de la ciudad en el IES Cardenal Cisneros.

Desde hace aproximadamente un par de años trabajaba en una fábrica de su localidad natal, 'Suministros Laguardia', y desde 2003 era novio de Cristina, tal y como refleja la inscripción en la alianza que portaba esta mañana Daniel, dato que ha difundido el personal sanitario para que pudiera ser identificado.