Público
Público

Darfur vive su mes más sangriento en dos años, según la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Casi 600 personas murieron en mayo en enfrentamientos rebeldes y tribales en la región sudanesa de Darfur, en el mes más sangriento que ha visto la zona en más de dos años, según dijeron el lunes trabajadores de Naciones Unidas.

La violencia en este conflicto, que se prolonga siete años, se ha disparado desde que uno de los principales grupos rebeldes, el Movimiento Justicia e Igualdad (JEM, en sus siglas en inglés), anunció a principios de mayo que no seguiría participando en las conversaciones de paz.

La cifra de muertos subraya el desafío al que se enfrentan los mediadores que intentan resolver un conflicto que prosigue pese a la presión de Washington, las acusaciones de crímenes de guerra del Tribunal Penal Internacional y las campañas de los activistas.

"Hubo 491 muertes confirmadas y 108 muertes no confirmadas", explicó un miembro de la misión de paz conjunta UNAMID de la ONU y la Unión Africana, añadiendo que es la cifra de muertos más alta desde que se formó la misión en enero de 2008.

Los datos se conocen cuando se esperaba que el Gobierno sudanés retome sus sufridas conversaciones de paz con un grupo que reúne a diversas facciones insurgentes en Doha, la capital de Qatar.

"La cifra es muy alta. Esto se debe a la lucha tribal y a la lucha con el JEM", indicó otro miembro de UNAMID. Ambos hablaron a condición de no ser identificados.

El JEM anunció el mes pasado que congelaría su participación en las negociaciones de Doha como protesta por la participación de otros insurgentes en las mismas y acusando a Jartum de romper un alto el fuego previo.

A finales de mayo, el Ejército sudanés dijo haber expulsado al JEM de su bastión cerca de la frontera con Chad, obligándolo a replegarse al Darfur central y del sur, así como al estado vecino de Kordofan del Sur, donde se produce petróleo.

El dirigente del JEM al-Tahir al-Feki dijo el lunes que seguirán boicoteando las negociaciones y que siguen enfrentándose con las Fuerzas Armadas de Sudán. No se pudo localizar inmediatamente a ningún representante del Ejército sudanés para hacer comentarios.

Las cifras de mayo son cinco veces superiores a la media mensual de muertos registrada en 2009, indicó el experto en Sudán Alex de Wall, que señaló el aumento en su blog Making Sense of Sudan (http://blogs.ssrc.org/sudan/).

Los equipos de ayuda que han preparado en Darfur la mayor operación humanitaria del mundo dicen que su trabajo se ve obstaculizado por la inseguridad y un aumento en los secuestros y los asaltos de bandoleros.

"En aproximadamente una semana no hemos tenido acceso a emplazamientos en el centro de Darfur porque no es seguro ahí fuera", dijo Marian Yun, del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas.

Otros trabajadores señalan que las autoridades de seguridad de Sudán y Naciones Unidas han prohibido los vuelos al sur de Darfur, excluyendo viajes a y desde la capital regional Nyala, dejando a parte del personal aislado en asentamientos remotos.

El JEM fue una de las facciones rebeldes de mayoría no árabe que se alzó en armas contra el Gobierno de Sudán en 2003, acusándole de abandonar el desarrollo de la región.

Jartum movilizó a milicias de mayoría árabe para aplastar la insurgencia. Washington y varios grupos activistas han acusado a Sudán de lanzar una campaña genocida contra la insurgencia, que ha atacado a muchas comunidades civiles. El Gobierno niega la acusación.

El Tribunal Penal Internacional emitió el año pasado una orden de arresto contra el presidente de Sudán, Omar Hasan al Bashir, acusándole de siete cargos de planear crímenes de guerra y contra la humanidad en la zona principalmente desértica de Darfur.