Publicado: 04.03.2014 11:41 |Actualizado: 13.10.2016 09:29

Darío Fo en el Teatro del Barrio

'La Tigresa y otras historias', una sarcástica obra del más rebelde de los premios Nobel, a partir de este jueves en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Una escena de 'La Tigresa y otras historias'.- Teatro del Barrio

La subversión llega de nuevo al teatro madrileño, al cada vez más activo Teatro del Barrio. Llega con La Tigresa y otras historias, una obra en tres piezas del autor rabiosamente rupturista que siempre ha sido Darío Fo, llevadas al escenario por un impactante Julián Ortega.

El más olvidadizo de los espectadores retendrá durante mucho tiempo en su memoria los trazos, los dibujos en el aire, los gestos con los que este actor, sin más herramientas que su cuerpo y su palabra, da vida a los personajes de una fábula china, de uno de los evangelios apócrifos y del laberinto de Dédalo e Ícaro.

Ortega combina con ingenio el papel de narrador y personaje, en tres historias llenas de ironía. Encarna sorprendentemente en "la Tigresa" a un soldado del ejército popular chino, que tras resultar herido durante la Larga Marcha, abandonado por sus compañeros, busca refugio en una cueva, en la que ha convivir forzosamente con una fiera y su cachorro. Luego se pone en la piel de un niño Jesús, dispuesto a perpetrar su primer milagro. Y finalmente busca la manera de huir del laberinto creado por el rey Minos de Creta.

Tres historias que Darío Fo recogió de no se sabe qué actor popular de un teatro de Shangai, de entre los textos inventados para dar cuenta de la vida de Jesucristo no relatada por ninguno de los cuatro evangelistas reconocidos por la Iglesia y del relato satírico de Luciano de Samosata.

La Tigresa y otras historias se representa a partir de este jueves en Madrid, después de haber llenado salas en Zaragoza, Bilbao, Segovia, Sevilla y Barcelona. Es una obra que permite apreciar una vez más la genialidad rebelde de Darío Fo, ese hombre de teatro total, que tal como recordó Eduardo Haro Tecglen, cuando para sorpresa de todos fue premiado con el Nobel de Literatura, había nacido "en una casa en la que se cultivaba el teatro de aficionados, pero donde la verdadera profesión del padre era la de ferroviario: los ferroviarios, como en tiempos los españoles, eran unos obreros ilustrados y, por tanto, de los partidos de su clase".

Y con esa tradición, obrera, radicalmente crítica, casi siempre alejada de los circuitos comerciales, consigue convertirse en uno de los autores teatrales más representados. El actor Julián Ortega también recoge en cierta manera con este papel una herencia popular, la del director, su padre, José Antonio Ortega, artífice de uno de los bastiones del teatro independiente en Catalunya, la mítica sala Villarroel, escenario para múltiples asambleas, actos antifranquistas, y en la que se dieron a conocer grupos como Dagoll Dagom, Els Comediants, Tábano o La Cuadra de Sevilla.

La Tigresa y otros relatos ha sido interpretada en diferentes países del mundo y durante más de veinticinco años por el actor Manel Barceló,  también bajo la dirección de José Antonio Ortega.