Público
Público

David Otero, El Pescao, dice que "sería una tontería que El Canto del Loco no volviera"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pese al sorprendente éxito de su primer disco en solitario, "Nada-Lógico", David Otero, El Pescao, afirma, en una entrevista con Efe, que "sería una tontería" que El Canto del Loco, grupo del que ha sido guitarrista y compositor durante once años, no regresara a los escenarios tras este paréntesis "temporal".

Después de más de una década de éxitos, conciertos, giras y premios, El Canto del Loco decidió "parar máquinas" y tomarse un respiro, una pausa, en principio momentánea, que tanto David Otero como su primo, Dani Martín, líder de la formación, han aprovechado para emprender sendas carreras musicales en solitario.

En el caso de Otero, ahora bajo el nombre artístico de El Pescao, este nuevo proyecto profesional se ha traducido en la publicación de "Nada-Lógico", un disco ecléctico y "muy de autor" que se ha colocado en pocas semanas en lo más alto de las listas de ventas y en uno de los más pinchados en las radiofórmulas españolas.

Otero (Madrid, 1980) asegura estar "alucinado" de la gran aceptación que está teniendo el trabajo, que incluye once temas muy diferentes que ha compuesto, grabado y prácticamente tocado él mismo, a excepción del bajo y la batería.

Un álbum, pues, totalmente libre y personal en el que se incluyen algunos temas que Otero compuso para El Canto del Loco hace años pero que no acabaron incluyéndose en ningún disco, como es el caso de su primer single, "Castillo de arena".

En esta nueva etapa, El Pescao, que es también el responsable de éxitos de El Canto del Loco como "Volverás" o "La suerte de mi vida", deja algo más de lado su faceta de guitarrista para ponerse al frente de su nueva banda y cantar sus propios temas.

"Es maravilloso subirse a un escenario solo, al frente de tu propia banda, y llevar la dinámica del concierto. Manejar eso me está encantando, estoy súper enganchado y feliz", comenta Otero, que espera realizar más de setenta conciertos por toda España a lo largo de este año.

Pero a diferencia de los conciertos de El Canto del Loco, que abarrotaba estadios, El Pescao ha apostado por actuaciones en salas de pequeño formato, como la Manolita de Lleida, en la que ha actuado esta semana para unas 300 personas.

Otero comenta que este tipo de aforo le permite establecer una conexión más cercana con el público e incluso firmar discos y charlar con la gente después del concierto en algún rincón de la sala, algo inimaginable con El Canto del Loco, no sólo por los miles de seguidores que arrastraba el grupo en cada actuación, sino también por el perfil de éstos, principalmente jóvenes y adolescentes.

"Yo me tiro el tiempo que haga falta charlando y atendiendo a la gente. Es un detalle muy bonito que depende mucho del aforo", explica este joven músico, que no esconde su satisfacción por el hecho de haber logrado atraer a un público más heterogéneo.

Primero con El Canto del Loco y ahora en solitario, Otero puede presumir de toda una carrera de triunfo en el mundo de la música, aunque no por ello, asegura, ha dejado de tener siempre los pies en el suelo.

"Por suerte tengo una familia y unos amigos que cuando meto la pata me lo dicen y bien dicho, no se cortan un pelo, y eso te jode, pero te ayuda", remarca.

El Pescao -el nombre proviene de una canción de El Canto del Loco titulada así- espera poder seguir disfrutando mucho más tiempo del éxito de este su primer disco y, quién sabe, de otros futuros proyectos en solitario.

Afirma, no obstante, que aunque El Canto del Loco no tiene fecha de regreso "es un proyecto que tiene vida e ilusión" y que "sería una tontería que no volviera" a los escenarios.