Público
Público

David Rodríguez, artista "del material", presenta su muestra más importante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El escultor navarro residente en Nueva York David Rodríguez Caballero ha inaugurado hoy su exposición "Glaciers. Glaciares", de la que ha dicho que es la más importante de cuantas ha hecho y ante la que se ha definido como "un artista del material, un artesano que trabaja con las manos".

El museo Würth de Agoncillo (La Rioja) acoge hasta 130 obras como grandes figuras de aluminio; composiciones geométricas de ángulos agresivos, brillos metálicos y colores vivos; formas onduladas de latón; esculturas de pared, joyas, vinilos, bocetos, dibujos y materiales previos del proceso de creación.

Es el prólogo de la que el artista prepara para febrero en la Marlborough de Nueva York, que incluirá sus proyectos de obra pública para edificios del arquitecto Nacho Vicens.

El artista presenta por primera vez al público una obra en aluminio de una tonelada y cuatro metros de altura llamada "22 mayo 2011", que ha sido instalada -soberbia, sólida y fría- a la intemperie, sobre el césped de la entrada del Museo Würth

El escultor navarro cree que su éxito en Estados Unidos se debe a que sus obras "cuajan y llegan directamente al estómago" de los estadounidenses por la limpieza de sus formas sintéticas, su geometría y un minimalismo al que no están acostumbrados y por el que sienten empatía.

Rodríguez Caballero ha explicado que su mundo artístico está basado en la experimentación con metales -comienza ahora a trabajar con cobre y no descarta hacerlo con acero-, aunque también emplea el barro.

A este respecto ha destacado sus muy elaboradas terracotas, pulidas manualmente con lija y cocidas en un horno artesanal japonés del siglo XIII.

El artista -que vive en Nueva York pero viaja cada tres meses a España, donde tiene abierto un taller- ha definido su trabajo como "multidisciplinar" y de experimentación con materiales a los que tiene que "llenar de contenido y poner en valor".

La muestra "Glaciers. Glaciares" nace acompañada de una publicación en la que su comisario, Kosme Barañano, analiza el trabajo del artista navarro en torno al concepto de la luz, cuya influencia a lo largo de la Historia del Arte también escudriña.