Público
Público

Davydenko se acerca a Federer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ruso Nikolay Davydenko dio un paso más hacia el duelo esperado en la final de Estoril contra el suizo Roger Federer, y tras vencer al francés Marc Gicquel, por 6-4, 5-7 y 6-3 se situó como el helvético en la semifinales de este torneo.

Fresco de ideas tras su victoria en la final del Masters Series de Miami contra el español Rafael Nadal, Davydenko dio cuenta de Gicquel, 55 del mundo, en dos horas y 30 minutos para lograr su tercera victoria sobre el tenista galo que debutaba este año en tierras portuguesas.

Federer necesitó una hora y 34 minutos, con dos interrupciones por la lluvia, para desembarazarse del modesto portugués Frederico Gil, 146 del mundo, por 6-4 y 6-1.

Davydenko, finalista en 2006 (perdió la final contra el argentino David Nalbandian) y ganador en el 2003, sigue fiel a su rutina. "Yo, o alcanzo la final o pierdo en la primera ronda", había dicho al comenzar el torneo, y ahora está a un solo paso de lograrlo. De momento, ya es el líder de victorias del circuito ATP este año, con 23, deshaciendo el empate que mantenía hasta hoy mismo con Nadal. Ahora se enfrentará con el francés Florent Serra, que venció al italiano Flavio Cipolla, por 6-1 y 6-1.

Federer, por su parte, en busca de su primer título esta temporada, y de esta forma acabar con una sequía histórica en su palmarés, al menos ya ha superado a su novia, la eslovaca Mirka Vavrinec, en Estoril, un torneo en el que como jugadora fue cuarto finalista en la prueba portuguesa en el 2000.

"Creo que a ella no le ha gustado mucho, pues se ha ido", dijo sobre la pista al comprobar cómo su pareja había abandonado rápidamente el recinto.

Pero el juego del suizo no convenció demasiado, si se tiene en cuenta que Frederico Gil es un tenista sin título alguno ATP en su palmarés, ausente de los torneos de este circuito y que este año solo ha podido competir en cinco 'challengers' obteniendo como mejores resultados los cuartos de final en Napoli y las semifinales en el de East London. Y quizás por ello, tras el encuentro y antes de acudir a la conferencia de prensa, Federer se entrenó durante 20 minutos con su técnico, el español José Higueras, "para mejorar algunos golpes", expresó.

Dirigido por su compatriota Joao Cunha Silva, uno de los históricos jugadores lusos, bastante hizo Gil en el primer duelo en la historia entre un jugador portugués y un número uno del mundo, con ganar primero por la mañana, en 25 minutos, al también portugués Joao Sousa, en partido que había quedado aplazado el jueves por la lluvia por 7-6 y 6-2, y luego aguantar las acometidas de Federer una hora y 34 minutos más.

Gil, como su técnico, se caracteriza por su constante brega sobre la pista, revés a dos manos, y una serie de "tics" copiados de su instructor, aunque no tan desesperantes.

El partido fue interrumpido dos veces por la lluvia, la primera con 3-2 y la segundo con 6-4 y 1-1. Federer tampoco se desgastó demasiado, e incluso se tomó la libertad de corregir al juez de silla y dar muestras de su caballerosidad cuando su rival cometió una doble falta que hubiera supuesto el 4-2 del primer set, marcador que logró tras repetirse el punto, pero perdió su saque a continuación y el portugués se colocó 4-4 después.

Pasando bolas altas como Rafael Nadal e intentando desesperar al helvético, Gil mantuvo el partido vivo, hasta que Federer soltó el brazo en el segundo set y espabiló el duelo para machacar a su rival, como su técnico, el español José Higueras desea, y sentenciar el partido con un su quinto "ace" para acabarlo de la misma forma que el jueves contra el rumano Victor Hanescu.

"En ciertos momentos, Federer ha sido devastador", dijo Gil sobre su ídolo de la infancia, "nunca hubiera podido imaginar enfrentarme contra él. Es impresionante su juego de pies y su aceleración", comentó.

Con tres partidos ganados y solo cediendo un set, Federer se enfrentará ahora con el alemán Denis Gremelmayr (104 del mundo) que venció al checo Jiri Vanek, por 6-2, 3-6 y 6-2.

De momento, Federer ya ha igualado, salvando las diferencias, sus dos mejores actuaciones este año, con semifinales también en el Abierto de Australia e Indian Wells. Va cumpliendo su plan, salvando partidos en tierra y adquiriendo la confianza que tendrá que necesitar para la dura temporada que le queda en esta superficie, con defensa de la final en Montecarlo, la semana próxima, la victoria en Hamburgo y la final de Roland Garros.