Público
Público

La debacle en la Liga de Campeones estimula al Juventus y deprime al Roma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Roma y Juventus reaccionaron de manera muy diferente a la debacle compartida en la Liga de Campeones y, mientras los turineses golearon al Bolonia para meter presión al Inter, el equipo de la capital se hundió aún más empatando con el Sampdoria.

La primera jornada liguera disputada después de que los tres representantes italianos en la máxima competición europea fueran eliminados sirvió de diagnóstico para comprobar el estado actual de los equipos destacados del "calcio".

El Inter, que cerrará esta noche la jornada, contra el Fiorentina, también tendrá que demostrar cómo ha asimilado la derrota en la Liga de Campeones y cómo gestiona su ventaja ante el segundo clasificado, el Juventus, que se le haya acercado momentáneamente a cuatro puntos.

El Roma se sumió en la depresión a causa del empate y la consiguiente pérdida de dos puntos que le infligió un Sampdoria, pletórico, con Antonio Cassano como director de orquesta.

El primer tiempo de Cassano y Giampaolo Pazzini amenazó con la derrota durante gran parte del partido al equipo romano, pero cuando faltaban pocos minutos para el pitido final el brasileño Julio Baptista consiguió salvar los muebles, relativamente, con un gol de penalti.

Cassano está en estado de gracia y, acompañado por un Pazzini en racha goleadora, aleja aún más de los puestos de Liga de Campeones al equipo de la capital, que no levanta cabeza.

Por su parte, el Juventus se desquitó de la derrota con una victoria inapelable, ayer, contra el Bolonia, en un partido que lo tuvo todo para ahuyentar fantasmas europeos de las mentes de los de Claudio Rainieri.

Los turineses comenzaron perdiendo pero consiguieron golear al Bolonia con dos goles de Alessandro Del Piero, uno de ellos de muy bella factura, otro del joven Sebastian Giovinco y uno más del bosnio Hassan Salihamidzic.

Pero el equipo que quizá mostró estar en mejor estado de forma fue el Milán, que no sólo goleó al Siena, sino que además empleó el partido para homenajear a Filippo Inzaghi, que marcó por partida doble, y completó así la muesca número 300 de su revolver goleador.

El clásico delantero del Milán mostró al público una camiseta especial con el número 300 a la espalda y recibió las felicitaciones de todos sus compañeros, incluida la de Kaka, que salió en la segunda parte después de más de un mes lesionado.

El ex balón de oro brasileño no aguantó mucho tiempo sobre el terreno de juego y tuvo que abandonar el campo dolorido y sustituido por Ronaldinho.

En la goleada del Milán tuvo mucho que ver el joven delantero brasileño Alexandre Pato, cuyo segundo gol llegó después de una bella finta con el cuerpo que dejó al portero buscando al jugador en vez del balón antes de ser batido.

El Lazio, que con los buenos resultados recientes venía animándose a luchar por los puestos europeos, sufrió hoy un severo correctivo a manos del Chievo, que marcó tres goles, dos de ellos en la primera hora del partido.

Entre los equipos que luchan por los puestos altos del centro de la tabla destacó el Palermo, que fue capaz de marcarle cinco goles a un Lecce con enormes agujeros defensivos.

El delantero Simone Tribocchi consiguió marcar dos goles para el Lecce, uno de ellos de elegante factura, pero sus tantos no sirvieron ni siquiera para maquillar la derrota.

El Nápoles, con entrenador recién estrenado, Roberto Donadoni, sólo consiguió empatar contra el Reggina.

Cuando se acercaba el final del partido el equipo napolitano marcó el gol tonto de la jornada, anotado por el argentino Ezequiel Lavazzi, después de que el portero del equipo calabrés perdiera la noción de dónde estaba el balón, tras un encontronazo con el otro delantero napolitano.

El Atalanta logró una valiosa victoria que le acerca a la lucha con el Lazio y el Cagliari por los puestos que dan acceso a la Copa de la Uefa.

Sergio Floccari, que marcó por partida doble, otorgó la victoria al Atalanta y hunde un poco más al Torino, que comienza a jugar con fuego y se pone en puestos de peligro, sobre todo después de la victoria del Chievo.