Público
Público

El debate parlamentario eslovaco sobre el FEEF mantiene en vilo a la eurozona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El debate parlamentario iniciado hoy en Eslovaquia mantiene en vilo a la Unión Europea (UE), que está a la espera de que el pequeño país excomunista de el visto bueno a la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

El desenlace de esta sesión parlamentaria es incierto debido a las discrepancias en el seno de la debilitada coalición gubernamental de cuatro partidos, que puede llegar a zozobrar ante la polémica decisión de aprobar una ampliación del plan que costaría a las arcas públicas del país 7.700 millones de euros.

Pero precisamente una caída del Gobierno podría ser la clave para que el Parlamento eslovaco apruebe en una segunda votación, posible según la legislación local, la ampliación del FEEF.

Eslovaquia es el único país de los 17 miembros de la zona euro que todavía no ha refrendado la ampliación del FEEF, con el que se pretende superar la crisis de la deuda europea.

La coalición de Gobierno de Bratislava, liderada por la conservadora primera ministra, Iveta Radicova, no cuenta con la mayoría necesaria, ya que uno de los cuatro socios del Ejecutivo (los liberales) se niega a dar su visto bueno.

"No es posible sólo tomar las ventajas y derechos" de la Unión Europea (UE), manifestó Radicova ante el pleno parlamentario.

"Es verdad que muchos países han violado el Pacto Estabilidad y Crecimiento, y es por eso por lo que debemos fijar las nuevas reglas" en el nuevo mecanismo, agregó la política conservadora.

"Un Gobierno que no tiene en cuenta estos particulares, no tiene derecho a gobernar", añadió Radicova, quien ha relacionado la crucial votación con una moción de censura.

Se refirió también a los contactos mantenidos con sus homólogos de Portugal e Irlanda, que sus países "están al borde del infarto" y que necesitan urgentemente el visto bueno de Eslovaquia para poder ampliar el mecanismo de rescate y para sacar adelante sus reformas.

El jefe de los Liberales, Richard Sulik, reiteró hoy que el nuevo mecanismo de rescate "sirve para apoyar a los bancos extranjeros", y aseguró que Eslovaquia es el país "al que más caro le va a salir" en términos relativos ampliar el fondo.

"Eslovaquia está en el camino hacia la servidumbre si aprueba este FEEF ampliado y el Mecanismo Europeo de Estabilidad", dijo Sulik, quien es el presidente de la Cámara.

A su vez, Radicova optó hoy por vincular el voto con una moción de confianza al gobierno, lo que puede causar su caída en el caso de que los socios liberales mantengan su negativa al FEEF.

El opositor Partido Socialdemócrata (SMER) ha señalado que votaría a favor del fondo en caso de caer el Gobierno y convocarse elecciones anticipadas.

Según una reciente encuesta del instituto "Polis", un 44 por ciento de los eslovacos está a favor de ampliar el mecanismo de rescate, mientras que un 36 por ciento está en contra.

No aprobar la ampliación supondría automáticamente la caída del Ejecutivo, lo que sumiría al país en un proceso de inestabilidad política apenas un año y medio tras los últimos comicios legislativos.

El SMER, liderado por el exprimer ministro, Robert Fico, pese a ser la principal formación de la Cámara, no tiene capacidad para gobernar en solitario, según el actual reparto de escaños.

Un gobierno de coalición en minoría de centroderecha, con el apoyo puntual de los liberales en la oposición, podría ser otra alternativa para el Jefe de Estado, Ivan Gasparovic, a la hora de decidir a quién encomendar la formación de un nuevo gobierno.