Público
Público

Debota y Lomba viste al vino "Diamante" para captar a los jóvenes consumidores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Debota&Lomba ha reinterpretado a uno de los vinos blancos de Rioja por excelencia, el "Diamante", de Bodegas Franco Españolas, aportando una visión estética acorde con la tradición y clasicismo de este vino para captar la atención de los consumidores más joven.

El consejero delegado de Bodegas Franco Españolas, Carlos Eguizábal, y el diseñador Modesto Lomba han presentado hoy en Madrid el nuevo diseño de este vino semidulce, líder en su segmento, y del que saldrán al mercado unas 25.000 botellas, en una serie limitada, que se venderán fundamentalmente en tiendas especializadas.

Eguizábal ha señalado que se trata de uno de los vinos más emblemáticos de la bodega, una marca que data de principios del siglo XX y que con este nuevo proyecto pretende elevar su imagen en el mundo del vino.

Debota&Lomba, uno de los grandes estudios de diseño, ha sido el encargado de actualizar la imagen de este clásico que viste una etiqueta plateada en la que destaca la "D" del nombre del vino, en relieve y de una forma repetitiva, "generando una textura casi nouveau que enlaza con el pasado, con la historia del vino".

La nueva imagen, que se centra en el color gris para hacerlo más urbanita, trata de rejuvenecer este vino y acercarlo a los jóvenes consumidores de vino.

Se presenta además en un envase metálico tratado en la misma escala de colores que el diseño de la etiqueta y su precio de venta al público rondará los 7 euros.

El enólogo de Bodegas Franco Españolas, Carlos Estecha, ha afirmado que esta apuesta de rejuvenecimiento se debe a que el segmento de población que consume este semidulce es de una edad elevada y estaba perdiendo cuota en las cartas de vino de la restauración y que con este nuevo "vestido" tratarán de ganarse a los más jóvenes y volver a las mesas de los restaurantes.

Se trata de un vino de variedad viura y malvasía de viñedos con más de 25 años y un rendimiento por cepa bajo que le confiere un nivel de azúcar que depende exclusivamente de la madurez del fruto y una graduación de 11,5 grados.