Público
Público

Una decena de escuelas cerradas y 2.500 casas sin luz en Cataluña, cuando el temporal remite

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una decena de centros escolares continúan hoy sin poder abrir sus puertas y unos 2.500 hogares siguen sin suministro eléctrico como consecuencia del temporal de viento que afecta a Cataluña y que ha empezado a remitir pese a que la Generalitat mantiene activada la alerta.

El riesgo de fuertes vientos durante el día de hoy, sobre todo en las comarcas del extremo sur de Cataluña y en el Alt Empordà, donde pueden registrarse rachas que superen los 126 kilómetros por hora, ha hecho que Protección Civil mantenga la alerta Procicat.

Durante las últimas horas, desde las 21.00 horas de ayer y hasta esta mañana, los Bomberos de la Generalitat han realizado un total de 56 salidas para resolver problemas derivados del vendaval, según han informado a Efe fuentes de este cuerpo.

En la mayoría de los casos, los bomberos han trabajado esta noche en la retirada de árboles caídos sobre líneas eléctricas y de elementos de los tejados que habían quedado sueltos como consecuencia del viento.

Pese a que muchas actuaciones se han concentrado en la zona de Tortosa (Tarragona), las llamadas de emergencia realizadas a los bomberos durante estas horas han procedido de comarcas de toda Cataluña, destacando entre ellas las del Garraf.

Recuperar la normalidad del suministro eléctrico es una de las principales preocupaciones de las autoridades y fuerzas de seguridad ya que unos 2.500 hogares continúan sin luz, dada la dificultad en muchos casos de acceder a los lugares donde la infraestructura ha quedado dañada.

Además del Procicat, también se mantiene la alerta del Plan Especial de Emergencias por Nevadas en Cataluña (Neucat), ante la probabilidad de nevadas en la vertiente norte del Pirineo.

El Departamento de Educación de la Generalitat informó ayer que 18 de los 28 centros escolares que ayer no pudieron abrir sus puertas recuperarían hoy la normalidad, por lo que quedarán una decena cerrados debido a los desperfectos causados por el vendaval.

En todos los casos, las familias y los centros han estudiado el poder ofrecer actividades alternativas para los alumnos si era posible o decidir que el alumnado se quedara en casa en caso contrario.