Público
Público

Decenas de muertos en varias explosiones en el conflictivo centro de Nigeria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Decenas de personas resultaron muertas y muchas más heridas de gravedad al explotar durante la Nochebuena varios artefactos en la ciudad de Jos, capital del estado central nigeriano de Plateau, informaron hoy los medios de comunicación locales.

Las explosiones se produjeron en distintos lugares de la ciudad, que en los últimos años ha sufrido la violencia por motivos étnicos y religiosos, en un momento en que los residentes cristianos iban a la iglesia para la misa de Nochebuena y los comerciantes de la ciudad regresaban a sus casas tras el cierre de los negocios.

Las autoridades no han dado una cifra concreta de muertos y heridos, pero portavoces policiales han señalado que los fallecidos son al menos 20, aunque algunos apuntan a un número mucho mayor.

Pese a que la investigación de los hechos está en su fase preliminar, los primeros indicios apuntan a que las bombas estaban dirigidas a las áreas de la ciudad pobladas por cristianos o servicios importantes.

Entre los objetivos había una iglesia católica, un puente y un mercado recientemente construido.

Ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad de los atentados, aunque fuentes del Gobierno local han apuntado al grupo extremista islámico "Boko Haram", que ha llevado a cabo numerosas acciones terroristas en el norte de Nigeria, zona predominantemente musulmana.

Muchos de los heridos en las explosiones han sido ingresados en los hospitales de las universidades Bingham y de Jos.

Gregory Yenlong, portavoz del Gobierno del estado de Plateau, condenó los atentados y aseguró que su administración hace todos los esfuerzos posibles para evitar este tipo de acciones.

Charise Ekeocha, portavoz de la fuerza militar destacada en la región para mantener la paz, confirmó las explosiones pero dijo que el grupo que investiga estos hechos está aún recopilando los detalles de los atentados.

Los atentados han tenido lugar pocos días después de que un tribunal de Jos condenara a 15 personas cristianas a 10 años de cárcel por su intervención en la violencia étnicorreligiosa que dejó 55 muertos en Jos en marzo de 2010.

Esos hechos fueron considerados una represalia por el ataque de enero, que dejaron 326 muertos, cuando pastores musulmanes fulani atacaron al amanecer a los habitantes de un pueblo cristiano, quemaron sus casas y saquearon sus propiedades mientras disparaban a los que intentaban escapar.

La violencia en Plateau se ha debido tradicionalmente a las disputas por las tierras entre agricultores cristianos sedentarios y pastores musulmanes trashumantes.