Público
Público

"Defensa conocía que 30 de los militares volvían sin identificar"

Los testigos que han comparecido hoy en el juicio por el Yak-42 coinciden la orden fue que la repatriación de los cadáveres se hiciera "cuanto antes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El comandante auditor Alberto Ruiz de los Paños comunicó a su superior en la Asesoría Jurídica del Ministerio de Defensa que el fiscal turco había informado a los generales Vicente Carlos Navarro y José Antonio Beltrán, a las 0.30 horas del 28 de mayo de 2003, que les iba a entregar los cadáveres de los militares fallecidos dos días antes en el accidente del Yak-42, pero que sólo 32 cuerpos habían sido identificados; los otros 30, no. Cuando los féretros llegaron horas después a la base madrileña de Torrejón de Ardoz, el funeral de Estado se celebró como estaba previsto.

El comandante Ruiz de los Paños fue a Turquía con la delegación española encargada de la repatriación de cuerpos, pero no pudo hacer mucho. Se limitó a informar al cónsul español, Raimundo Ezquerra, y a los generales Navarro y Beltrán de que la repatriación de cadáveres de militares en un siniestro aéreo conlleva los mismos trámites que la de un turista muerto en accidente de tráfico. Se le dijo que volviera en el primer avión y tuvo tiempo para hablar con militares turcos, sin las barreras lingüísticas alegadas por el principal acusado, el general Navarro. También pudo escuchar cómo el fiscal turco encargado de la catástrofe del Yak informaba a los dos generales de que no todos los cuerpos estaban identificados.

Aterrizó en Torrejón en el avión que transportaba los primeros 20 féretros. Intentó informar al general Javier Juliani de todo lo que había visto durante la misión, pero se tuvo que conformar con el coronel Ignacio de la Riva.

El teniente general José Antonio Beltrán, que estuvo imputado en la causa y que ayer declaró como testigo, admitió que cuando firmó el acta de entrega redactado por las autoridades turcas vio que había números con nombre y otros sin ellos. Pero añadió que Navarro para el que el fiscal pide cinco años de cárcel por falsedad le aseguró que 'los 62 cadáveres están identificados'.

Durante su declaración ayer ante el tribunal, Navarro aseguró que si hubiera sabido que el acta hacía constar que 30 cuerpos no estaban identificados, no la habría firmado.

Beltrán, que rehusó visitar el lugar donde se había producido el accidente, porque hacía mal tiempo, aseguró que 'las únicas indicaciones' que le dio el ex ministro de Defensa, Federico Trillo, cuando le encomendó viajar a Turquía, al mando de la delegación, fue que se ocupara 'de coordinar los vuelos' para traer 'cuanto antes los cadáveres, pero sobre las identificaciones no se habló nada'.

'Mi idea siempre fue traer los cadáveres como estuvieran. El que estuvieran o no identificados, no era un impedimento, siempre y cuando fuera legal traerlos', aseguró el teniente general Beltrán, que añadió que 'no asoció' a ese trámite 'el funeral de Estado' que se preparaba para el mismo día 28, porque 'un funeral no requiere que estén los féretros'.

El que sí relacionó el acto que se celebró a pie de pista con la premura con la que repatriaron los cadáveres fue el comandante Antonio González, quien vigiló la introducción de los cuerpos en los ataúdes, operación en la que desmintió el supuesto maltrato que daban a los cadáveres que Navarro atribuyó a los turcos. González afirmó que pensaba que los cuerpos 'seguían sin identificar y que se evacuaban a España'.

'Había que darse prisa con el enferetrado por la ceremonia en Turquía y el funeral de Torrejón', aseguró. El tribunal anunció que probablemente cite a declarar a los empleados de la funeraria que lacraron los ataúdes.