Público
Público

La defensa de cuatro presuntos etarras ve desproporcionada la petición de penas de la Fiscalía francesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La defensa de los cuatro presuntos etarras acusados de haber formado el "núcleo duro" de la estructura de información de la banda denunció hoy como "desproporcionada" la petición de la Fiscalía francesa, que ha solicitado penas de entre catorce y cinco años de cárcel.

"Sólo la criminalización generalizada" de la supuesta jefa de la estructura de ETA Ainhoa García Montero y de los que se han presentado en el proceso como sus adjuntos -Aitor García Justo, Asier Aranguren y Thierry Idiart- justifican la "severidad" de la requisitoria del Ministerio Público, señaló su abogada Amaia Recarte.

Según Recarte, "ninguno" de los elementos que se requisaron al ser detenidos en Saintes (oeste de Francia) el 9 de mayo de 2003 permite establecer que se utilizaron para la comisión de atentados específicos.

La otra letrada, Xantiana Cachenaut, se quejó de que los encausados han sido objeto de procedimientos "excepcionales", al haber sido catalogados de terroristas, y dijo que tres de ellos llevan en prisión provisional desde que fueron arrestados, mientras que Idiart se encuentra en libertad bajo control judicial desde mayo de 2007.

Cachenaut indicó que dicha calificación de terroristas, como todo lo que tiene que ver con ese término, está afectado por la "subjetividad" de su definición y, en particular, por la falta de acuerdo sobre el carácter legítimo o no de la violencia.

En concreto, precisó que los hechos por los que están acusados los cuatro "se enmarcan en un contexto mucho más amplio, esencialmente político".

La abogada criticó que se utilice en los cargos que se les reprocha como circunstancia agravante la de haber cometido supuestamente los delitos en banda organizada.

A su juicio, esa circunstancia agravante no debería constar en la lista de acusaciones contra personas inculpadas por terrorismo, ya que esta figura excluye la otra.

La fiscal, Anne Obez-Vosgien, que había hecho esta mañana su requisitoria "en nombre de todas las víctimas" de ETA, insistió en que García Montero fue desde comienzos de 2002 y hasta su arresto "la responsable" de la unidad de los llamados "pianistas" de ETA, encargados de recoger y centralizar información operativa, y como tal era una "alta responsable de la organización terrorista".

Sin la acción al frente de los "pianistas" de esta presunta etarra de 34 años "no se hubieran podido concretar numerosos atentados", argumentó Obez-Vosgien, que subrayó que en un atentado "no sólo es responsable el que coloca el coche bomba" o prepara un artefacto, sino que "la responsabilidad es también del que lo concibe y del que decide el objetivo".

El juicio se reanudará el próximo lunes por la mañana para dar la palabra a los encausados, antes de quedar visto para sentencia, que debería hacerse pública esa misma tarde.