Público
Público

En defensa de la mujer

El festival homenajea a la documentalista Kim Longinotto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La primera imagen del documental Hold me Tight, Let me Go (2007) es una puerta que se cierra. El espectador se ve desde el primer plano dentro de un mundo complejo, el de una escuela británica donde van a parar niños con serios problemas familiares, cuya única forma de expresión es la ira. Cien profesores trabajan en Mulberry Bush para 40 niños. Una tasa impensable en cualquier colegio público español. La tarea de estos profesores es la que subyace a todo el cine de la documentalista británica Kim Longinotto: la toma de conciencia y la palabra como única herramienta para superar la discriminación. 'Mi objetivo es mostrar a héroes y heroínas anónimas para que nos inspiren a tomar acción', asegura desde el Festival de Cne de Gijón, que la homenajea estos días.

Desde los años setenta, Longinotto ha ido confeccionando una filmografía cuya mayor preocupación es el feminismo y las situaciones de discriminación en todo el mundo, especialmente en los lugares donde la tradición choca con la modernidad: Irán (Divorce Iranian Style, 1998), Camerún (Sister's in Law, 2005) o Japón (Eat de Kimono, 1995). Sus películas se han mostrado en la ONU y el Moma de Nueva York, y premiadas en Cannes y Sundance.

Su cine reivindica 'esos héroes contemporáneos. La gente que solemos celebrar son actores, como Paris Hilton'. Ella propone en Sister's in Law a un grupo de abogadas de Camerún que lucha por los derechos de las mujeres, por la condena penal de la violación o los abusos dentro del matrimonio. O los profesores del colegio de Mulberry Bush de Hold me Tight, a los que vaticina, muy a su pesar, un futuro aciago: 'El plan de recorte de Cameron va a cargarse este tipo de lugares. Va a ser una década muy dura para Inglaterra'.

Longinotto cree que la clave para el avance social pasa por el feminismo. 'Si estás interesada en los derechos humanos, tienes que estarlo en el feminismo', mantiene. Así que cuando le preguntan si es feminista, se ríe: 'Es como preguntar si te parece bien el abuso infantil. El feminismo es el punto de partida'.