Público
Público

'Defiance', una historia apocalíptica y de alienígenas con una difusión 'transmedia'

SyFy estrena esta noche (22.25 horas) una serie que comparte universo con el videojuego del mismo nombre y que interactúa con él

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unas naves alienígenas invaden el espacio aéreo terrestre en busca de un lugar en el que quedarse y 30 años después una guerra entre votans (como llaman a los extraterrestres) y humanos ha devastado el planeta Tierra convirtiéndolo en un lugar casi inhabitable y donde sobrevivir es la lucha del día a día. Este es, en líneas generales, el argumento inicial de Defiance, la gran apuesta de SyFy para esta temporada que el canal estrena esta noche (a partir de las 22.25 horas) en España con solo 16 horas de retraso con respecto a su emisión en Estados Unidos. Defiance llega a los espectadores por dos canales distintos y como un proyecto definido desde SyFy como transmedia.

Con transmedia se refieren al lanzamiento casi simultáneo de Defiance en dos formatos y canales independientes y al tiempo complementarios. Como previo paso al estreno en televisión de la serie, salió a la venta el videojuego desarrollado por Trion y que está disponible para Xbox, PlayStation 3 y PC. Este se desarrolla en el mismo mundo devastado y apocalíptico que la serie, pero ambientado en San Francisco en lugar de en San Luis. Se trata de un juego multijugador online que estará íntimamente relacionado con la serie. Además de compartir planteamiento y universo, ambos beberán mutuamente el uno del otro. Según han prometido los responsables de ambos, lo que ocurra en la serie influirá en el videojuego y a la inversa. Lo que no implica que no se puedan disfrutar de manera independiente. Se puede ver la serie sin necesidad de jugar al juego y al revés.

Volviendo a la serie y a la espera de ver cómo se desarrolla esa simbiosis entre ambos formatos, Defiance gira en torno a una idea tan recurrente como una invasión alienígena y sus consecuencias. Pese a ello, tiene un punto de interés más allá de su característica transmedia que tiene que ver con el tratamiento que se da al universo propio generado para la ocasión y los temas que se tratan dentro de él. SyFy mostró hace unos días el piloto en España y en él se pudo ver el sello inconfundible de Rockne S. O'Bannon, creador de otras series de ciencia ficción como Sea Quest y Alien Nation.

La serie es una especie de cóctel o ensalada en el que se mezclan cosas que ya se han visto antes, pero que gracias al sumo cuidado con el que se han hecho, al tratamiento de los personajes y a una ambientación que no escatima en lujo de detalles, hace confiar en que Defiance pueda ocupar ese puesto dentro del genero que las fallidas Terra Nova y Revolution, con un planteamiento inicial más original, no han logrado cubrir. El maquillaje, el vestuario y los decorados son casi tan importantes como la propia historia. Son parte de ella y contribuyen a crear ese mundo donde conviven lo humano y lo alienígena, con varias razas y lenguas que les diferencian.

En medio de todo ese caos y destrucción que dejó la guerra se ha erigido una utópica ciudad donde alienígenas y humanos conviven en lo que aparentemente es paz y armonía. Levantada donde antes estaba la antigua San Luis, Defiance es un pequeño reducto que ahora está en peligro por una oscura conspiración para acabar con ella. Eso de puertas para fuera, porque en su interior también alberga conspiraciones y personajes de bajos fondos que luchan por hacerse con el control.

Más allá de los extraterrestres y la tecnología alienígena de última generación, Defiance trata temas universales y tan humanos como la inmigración, la búsqueda de redención, el miedo a lo diferente, la ambición, el amor, la lealtad, la lucha por la supervivencia, el poder... Todo construido en torno a un completo y complejo grupo de personajes presentados en el piloto que promete dar mucho juego a lo largo de toda la serie.

A Defiance llegan por accidente (como no) dos de los protagonistas principales de la historia, el nómada Joshua Nolan (Grant Bowler) y su hija adoptiva de raza Irathient Irisa (Stephanie Leonidas). Ambos son llevados a la ciudad después de sufrir un ataque cuando recogían tecnología alienígena de una nave caída con la intención de comerciar con ella después. Su idea es recuperarse de las heridas, hacer algo de dinero y continuar su viaje hacia la Antártida. Ese es su plan, porque una vez en la cuidad descubren que no todo es tan idílico como parece en teoría y un ataque inminente se cierne sobre sus habitantes.

Nolan e Irisa se encuentran en Defiance con la recién designada alcaldesa Amanda (Julie Benz), quien debe afrontar su miedo a no estar a la altura de su predecesora (Fionnula Flanagan) y que es hermana de Kenya (Mia Kirshner), dueña del prostíbulo de la cuidad. Distintas en carácter, aspecto y comportamiento, todo apunta a que junto con Nolan formarán un triángulo amoroso de complicada resolución.

El poder, la ambición y el ascenso a toda costa están encarnados en la lucha entre las dos familias más poderosas de la ciudad. Su historia es un poco como la de los Montesco y los Capuleto, familias enfrentadas e hijos enamorados que aquí se revive en los McCawley y los Tarr. Los primeros son humanos, con Rafe McCawley (Graham Green) como patriarca, un hombre hecho a sí mismo que amasó su fortuna gracias a la explotación minera. Al otro lado, los Tarr (Jaime Murray y Tony Curran), alienígenas y poseedores de todos los negocios turbios de la ciudad. Lo que desconocen de inicio es el coqueteo de la menor de los McCawley y el único hijo de los Tarr.

Todos temas universales cubiertos con una capa de ciencia ficción entre los que destaca ese miedo a lo desconocido que conlleva en muchos casos la inmigración. Da igual que los que vienen de fuera sean extraterrestres o seres humanos de otro país. En Defiance esa desconfianza al distinto es recíproca. Lo mismo la padecen algunos humanos que los extraterrestres. De eso y la redención que busca el personaje de Nolan, antiguo combatiente de las Guerras Pálidas y con un pasado del que poco se sabe, es de lo que trata en el fondo Defiance.