Público
Público

El déficit del Estado desciende un 24,7% hasta mayo

El déficit registrado es de 13.767 millones de euros hasta mayo, una cifra inferior a la del mismo mes del año pasado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Estado registró un déficit de 13.767 millones de euros hasta mayo, en términos de Contabilidad Nacional, el 1,26% del PIB, lo que supone un descenso del 24,7% en comparación con la cifra del mismo periodo del año anterior, cuando el déficit se situó en 18.280 millones de euros.

Así lo ha adelantado el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Juan Manuel López Carbajo, en su primera comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso como secretario de Estado, cargo en el que sustituye a Carlos Ocaña.

Carbajo ha asegurado que los datos de mayo se ajustan a las previsiones del Gobierno, por lo que 'todo parece indicar' que el proceso de consolidación fiscal del Estado está 'correctamente encauzado', lo que podría proporcionar un 'margen razonable' de ingresos a final de año.

Aún así, ha asegurado que la agenda del Gobierno sigue 'volcada' en la aplicación 'rigurosa' de las medidas de consolidación, al tiempo que se ha mostrado convencido de que la reducción del déficit y la correcta aplicación de las reformas estructurales debe conducir en el medio plazo a un crecimiento 'sostenible' de la economía y del empleo.

En términos de caja el Estado alcanzó un déficit de 14.082 millones de euros, inferior al déficit de 22.878 millones de 2010

Sin embargo, ha reconocido que para lograr el objetivo de déficit conjunto al cierre del año (6% del PIB) es 'necesario' el compromiso y la implicación de todas las administraciones. 'Espero que cada una seamos capaz de cumplir con nuestra parte', ha indicado.

El déficit de 13.767 millones registrado hasta mayo es el resultado de unos pagos que se situaron en 60.189 millones de euros, un 14% menos, mientras que los ingresos sumaron 46.422 millones de euros, lo que supone una caída del 10,3%.

En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un déficit de 14.082 millones de euros, inferior al déficit de 22.878 millones de 2010.

La plena aplicación del nuevo sistema de financiación autonómica supone ciertas variaciones en las cifras de ingresos y gastos que afectan principlmente a los pagos por transferencias, que experimentan un importante descenso, y los ingresos impositivos por el incremento del porcentaje de cesión.

Hasta mayo, los ingresos no financieros totales ascendieron a 75.362 millones de euros, lo que supone un incremento del 5,9% en comparación con el año anterior. Los ingresos impositivos, que suponen el 92% del total, alcanzaron los 69.513 millones, un 5,3% más que un año antes.

Este incremento se apoya en las medidas de consolidación fiscal adoptadas por el Gobierno, así como en el distinto calendario de vencimientos de la deuda pública, que ha aportado 442 millones más en retenciones, y en las menores devoluciones. Aún así, corregido el efecto de estos factores, los ingresos impositivos crecerían un 4%, por encima del 3,4% establecido como objetivo en los Presupuestos de 2011.

La recaudación por impuestos directos se situó en 35.242 millones de euros, un 2,6% más que en el mismo periodo del año anterior

Dentro de los ingresos impositivos, la recaudación por impuestos directos se situó en 35.242 millones de euros, un 2,6% más que en el mismo periodo del año anterior, mientras que los impuestos indirectos crecieron un 8,3%, hasta los 34.271 millones. El resto de los ingresos no financieros reportó 5.849 millones, un 12,7% más.

Por figuras impositivas, la recaudación de IRPF acumuló 29.881 millones de euros, un 4,2% más por las menores devoluciones solicitadas, la eliminación de la devolución anticipada por nacimiento en 2011 y el aumento del 2,5% de las retenciones del trabajo.

El Impuesto de Sociedades, por su parte, ingresó 3.883 millones en los cinco primero meses del año, un 11,4% menos que en el mismo periodo del año anterior por la repercusión de la libertad de armotización, la compensación por parte de las empresas de las bases imponibles negativas generadas en años anteriores y por el descenso del 17,1% en los pagos fraccionados.

Según los datos del Ministerio de Economía, la parte positiva es el crecimiento observado en el pago fraccionado de las grandes empresas que no son grupo, el primer incremento que se registra desde el año 2007.