Público
Público

El déficit exterior bajó el 18,2 por ciento en 2010 al caer el saldo negativo de pagos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El déficit exterior por cuenta corriente disminuyó el 18,2 % en 2010, hasta 47.673,7 millones de euros, por la reducción en casi un tercio del saldo negativo de pagos al exterior que compensó el aumento cercano al 3 % de un déficit comercial lastrado por el encarecimiento del petróleo.

De acuerdo con los datos publicados por el Banco de España, la balanza de rentas -que recoge la diferencia del pago de intereses a la inversión extranjera frente a la recogida de beneficios de lo invertido en el exterior- arrojó un saldo negativo de 21.447,8 millones, el 29,7 % menos que un año antes.

En opinión de la analista del Gabinete de Coyuntura de Funcas María Jesús Fernández, la reducción del déficit de rentas se explica porque los tipos de referencia, como el Euríbor, han estado en 2010 algo más bajos que un año antes, lo que ha permitido disminuir el pago de intereses al exterior.

Por su parte, el director de los servicios de Estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Gregorio Izquierdo, asegura que este recorte es en buena medida consecuencia de la reducción del déficit público, algo que sólo "se sospecha" puesto que las cuentas de los agentes institucionales (hogares, empresas y administraciones públicas) no están incluidas en la balanza de pagos.

En el mismo sentido, la analista de Funcas considera que únicamente el deterioro de las cuentas públicas puede explicar un déficit exterior "tan elevado" para una economía que está en proceso de ajuste.

Ambos expertos esperan que en 2011 el déficit exterior por cuenta corriente se siga reduciendo, aunque en menor medida, y se sitúe en el 4 % del PIB, en alrededor de 40.000 millones.

Según María Jesús Fernández, puesto que el crecimiento económico en 2011 estará impulsado por una mejor aportación del sector exterior, "la balanza de pagos no puede empeorar sino mejorar".

Junto con la corrección del déficit de rentas, en 2010 mejoró un 8,4 % el superávit de la balanza de servicios, debido al incremento de los ingresos procedentes del turismo y viajes.

En similar medida (8,2 %) disminuyó el saldo negativo de las transferencias corrientes, que incluyen las remesas que envían los emigrantes a sus países de origen.

La cuenta de capital, que recoge las transferencias de capital procedentes de la Unión Europea, generó en el conjunto de 2010 un superávit de 6.491,6 millones, el 60 % más.

De la diferencia entre el déficit por cuenta corriente y la cuenta de capital se concluye que la economía española tuvo una necesidad de financiación de 41.182,1 millones, el 24,1 % menos que en 2009.

La cuenta financiera, excluido el Banco de España, acumuló un superávit de 30.024,1 millones, un 36,3 % inferior al del año anterior.

En consecuencia, los activos netos del Banco de España frente al exterior se redujeron en 15.696,3 millones, cuando un año antes habían disminuido en 10.464,5 millones, en tanto que las reservas aumentaron la mitad que el año anterior.

Según la cuenta financiera, las inversiones directas registraron un saldo positivo de 573,7 millones, frente al déficit de 1.102,8 millones registrado en 2009, ya que entró más capital en el país del que salió.

Por su parte, las inversiones de cartera generaron entradas netas por valor de 28.847,7 millones, el 35,8 % menos que en 2009, debido a que las desinversiones de España en el exterior compensaron la salida de capital del país.