Publicado: 14.10.2014 11:14 |Actualizado: 14.10.2014 11:14

La deflación amenaza la economía española tras los datos del IPC de septiembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Índice de Precios de Consumo (IPC) español bajó en septiembre un 0,2% interanual, una moderación de tres décimas respecto a la caída de agosto, pero la inflación subyacente, un ratio muy seguido por los expertos para detectar tendencias deflacionistas, entró en territorio negativo por primera vez desde abril de 2010.

Concretamente,  la inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, bajó una décima en septiembre, hasta el -0,1%, tras mantenerse cuatro meses en el 0,0% interanual.

El Instituto Nacional de Estadística (INE), que presentó el martes los datos revisados de septiembre destacó en su nota también la caída de los precios de transporte, con una variación del -1,0 por ciento, seis décimas inferiores a la del mes anterior. El dato revisado del índice general coincide con el dato provisional publicado a finales de septiembre por el INE y con la estimación de los analistas.

La subida de la inflación interanual en septiembre es la primera que se produce en cinco meses, ya que este indicador venía registrando descensos desde mayo. De hecho, en el acumulado del año el IPC registra una tasa del -0,9%.  Con el dato de septiembre, el IPC interanual encadena su tercera tasa negativa tras el -0,3% y el -0,5% de julio y agosto, respectivamente. Es la quinta vez en doce meses en que los precios muestran tasas interanuales negativas. Pese a todo, el Gobierno sigue insistiendo en que la economía se encuentre en deflación.

Estadística ha atribuido el repunte interanual del IPC en septiembre al comportamiento de dos grupos: alimentos y bebidas no alcohólicas, que elevaron su tasa casi 1,5 puntos respecto a septiembre de 2013, hasta el -0,8%, por el menor descenso de los precios de las frutas frescas en relación a un año atrás y por la subida de los precios de la legumbres y hortalizas frescas, y a la vivienda, que situó su tasa interanual en el 2,2%, más de un punto por encima de la registrada en agosto, debido al encarecimiento de la electricidad.

En tasa mensual (septiembre sobre agosto), los precios subieron un 0,2%, en contraste con el descenso del 0,2% registrado un año antes, debido, principalmente, al repunte en un 4,9% del vestido y el calzado por la finalización del periodo de rebajas y el inicio de la temporada de invierno, y a la subida en un 1,4% de la vivienda por el mayor coste de la electricidad.

Por su parte, la inflación armonizada con la Unión Europea cayó un 0,3 por ciento interanual en el noveno mes del año frente a un descenso del 0,5 por ciento en agosto.

Por comunidades autónomas, la tasa anual del IPC aumentó en todas las comunidades, salvo en Canarias, donde bajó una décima, hasta el -0,8%. Esta región presentó en septiembre la tasa interanual más negativa, seguida de Castilla-La Mancha (-0,6%) y Extremadura y Asturias (-0,4%). Los mayores incrementos se registraron en La Rioja y Extremadura, con subidas de ocho y siete décimas, respectivamente, hasta tasas del 0,1% y del -0,4%. En total, septiembre cerró con 12 comunidades con tasas interanuales de IPC negativas, cuatro en positivo (Baleares, Cataluña, La Rioja y País Vasco) y una, Galicia, que mantuvo estable sus precios respecto a septiembre de 2013.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, ha rechazado de nuevo un escenario de deflación en España, y auguró que la inflación se acercará a cero en los próximos meses y será ligeramente positiva a finales de año. La tasa tasa negativa interanual del 0,2% de este septiembre, según Guindos, "se ajusta perfectamente a las proyecciones del Ministerio de Economía". "Lo que estamos viendo es que a finales de año el IPC estará ya en territorio positivo, tras prácticamente tres meses en negativo. Esperamos que ya en los próximos meses esté ya muy próximo a cero y que acabe el año ligeramente en positivo", afirmó.

En opinión de De Guindos, una inflación reducida "es muy importante para un país como España" que sigue ganando así competitividad, permite que haya un incremento de la renta disponible de los asalariados y que una serie de variables macroeconómicas tengan comportamientos relativamente moderados. "Por tanto, creo que es una buena noticia", sostuvo el ministro español, quien recalcó que, ante los temores que se expresan sobre un escenario de deflación, "en España dicha situación no se ha producido, no se produce y en España no ha existido nunca deflación".