Público
Público

La deforestación aumenta los casos de malaria en Brasil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La eliminación de bosques en la selva amazónica ayuda a la reproducción de los mosquitos y ha causado un aumento de los casos de malaria, informaron el miércoles investigadores de Estados Unidos.

Los científicos descubrieron un aumento del 48 por ciento en los casos de malaria en un condado de Brasil, después de que se destruyese un 4,2 por ciento de su superficie selvática.

Los hallazgos, publicados en la revista Emerging Infectious Diseases, muestran una relación entre la quema de árboles, el aumento de la cantidad de mosquitos y un alza en las infecciones en humanos.

"Parece que la deforestación es uno de los factores ecológicos iniciales que pueden desatar una epidemia de malaria", dijo Sarah Olson, de la Universidad de Wisconsin, que trabajó en el estudio.

Los expertos ya están preocupados porque la destrucción de la selva amazónica de Brasil puede ayudar a impulsar el cambio climático.

Los grandes incendios provocados por los agricultores para despejar tierra para los cultivos son la principal causa de la deforestación.

Un equipo ya había estimado este mes que desde 1998 hasta 2007 se han perdido en Brasil 19.000 kilómetros cuadrados de bosque al año.

El nuevo estudio muestra las consecuencias inmediatas para la salud, dijeron los investigadores.

"La política de conservación y la política de salud pública son una misma", dijo Jonathan Patz, el profesor que supervisó el trabajo, en una entrevista telefónica. "Cómo administramos nuestros paisajes y, en este caso, la selva tropical, tiene implicaciones para la salud pública", agregó.

La malaria, que se contagia por un parásito transmitido por los mosquitos, mata a unas 860.000 personas cada año en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Brasil registra cerca de 500.000 casos de malaria al año, la mayoría transmitidos por el mosquito 'Anopheles darlingi'.

El equipo de Patz ha estado siguiendo las poblaciones del mosquito y cómo éstas varían a medida que se eliminan las selvas en Brasil y Perú. Los investigadores tomaron datos vía satélite que muestran los cambios provocados en la cubierta arbórea dentro de un condado de la región amazónica de Brasil, y los relacionaron con los registros de salud que mostraban los casos diagnosticados de malaria.

INFORMACIÓN DETALLADA

Los datos sobre malaria están excepcionalmente detallados, ya que algunos de los equipos utilizaron información de Satélites de Posicionamiento Global (GPS) para mostrar precisamente dónde vivían los pacientes. Se han documentado más de 15.000 casos de malaria sólo en 2006.

Las conclusiones fueron claras.

"Se ha comprobado que el cambio del 4,2 por ciento en la deforestación desde agosto de 1997 hasta agosto de 2001 está asociado con un aumento del 48 por ciento de la incidencia de malaria", sostuvieron los investigadores.

"Los paisajes alterados por humanos brindan un ambiente de hábitats apropiados para las larvas de los mosquitos Anopheles darlingi, incluidas las zonas de mala limpieza", escribieron los investigadores.

Otro factor posible consiste en que muchos de los campesinos han construido granjas de peces en la región. Patz dijo que no es posible verlas en las imágenes por satélite, pero que ellas podrían propiciar áreas de reproducción para los mosquitos.

"Nuestros hallazgos son posiblemente generalizables a muchas zonas de la selva amazónica, y se suman a nuestros estudios entomológicos previos en la amazonía peruana", agregó Patz.

"Este estudio de epidemiología ambiental muestra además que la conservación de las selvas tropicales podría ser un elemento clave para cualquier esfuerzo de control de la malaria en la región", agregó.