Público
Público

Dejar de fumar ayuda aún después de un daño grave por infarto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Nunca es demasiado tarde paraque los fumadores cuiden su corazón y dejen de fumar, inclusodespués de un infarto que les haya producido un daño grave enla cámara que bombea la sangre.

Estudios previos habían hallado que los fumadores queabandonan la adicción después de un infarto tienen una menortasa de recurrencia y viven más que los que siguen fumando.

Pero poco se conoce sobre los beneficios de la cesacióntabáquica luego de los infartos que producen una complicaciónllamada disfunción del ventrículo izquierdo (VI).

Se desconoce también si esa disfunción "anularía" losbeneficios cardíacos de la cesación, dijo el doctor Amil M.Shah, autor principal del estudio y cardiólogo de Brigham andWomen's Hospital, de Boston.

En un grupo de 2.231 pacientes con disfunción del VI, elequipo de Shah halló que los que dejaban de fumar durante losseis meses posteriores al infarto tenían menos probabilidad demorir o sufrir un segundo infarto en cinco años que los queseguían fumando.

Al momento del infarto, 463 pacientes fumaban, peroabandonaron a los seis meses; 268 siguieron fumando. El 15 porciento de los que abandonaron la adicción murió o sufrió otroinfarto durante los cinco años de seguimiento, comparado con el23 por ciento de los que siguieron fumando los seis mesesdespués del primer infarto.

Tras considerar otros factores, como la edad, el peso y lahistoria clínica, la cesación tabáquica redujo un 40 por cientoel riesgo de morir.

Quienes abandonaron el cigarrillo fueron un 30 por cientomenos propensos a morir, sufrir un segundo infarto o a quedarhospitalizados por insuficiencia cardíaca durante el estudio.

Shah dijo a Reuters Health que los resultados reafirman losbeneficios de la cesación tabáquica en pacientes con disfuncióndel VI, que son similares a los observados en sobrevivientes deinfarto sin esa disfunción.

FUENTE: American Journal of Cardiology, publicado online 13de agosto del 2010