Público
Público

¿Quién dejó a los perros darse el atracón?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Dorene Internicola

Alguien dijo alguna vez que si tuperro está gordo es porque no haces suficiente ejercicio.

Así que no es una sorpresa que mientras se elevan las tasasde obesidad en los humanos, el mejor amigo del hombre estáganando kilos también.

"Es más probable que la gente con sobrepeso tenga perroscon sobrepeso", dijo Victoria Stilwell, entrenadora de perros yautora de "Fat Dog Slim: How to Have a Healthy, Happy Pet".

Más del 34 por ciento de los estadounidenses sonconsiderados obesos, según el Centro Nacional de Estadísticasde la Salud. Muchas estimaciones dicen que hasta un 40 porciento de las mascotas tienen sobrepeso.

"Un perro con sobrepeso demuestra una auténtica negligenciadel propietario. Hay presión en los huesos y el corazón y losórganos. Simplemente no es agradable", dijo Stilwell.

"Si un perro no hace suficiente ejercicio pueden ocurrirproblemas de comportamiento como ansiedad, de mordiscos,destrucción, ladridos excesivos o manchar la casa", añadióStilwell, que presenta el programa de televisión de AnimalPlanet "It's Me or the Dog".

En el programa, la ex actriz británica acude al rescate depropietarios de mascotas que ya no saben qué hacer con susperros que se portan mal.

"Entender realmente la experiencia del mundo del perro haceel entrenamiento más fácil", dijo Stilwell, que trata de ver elmundo desde una perspectiva canina.

"Para ellos es raro estar viviendo en nuestro entornodoméstico. ¿Por qué no pueden ir al baño donde quieren?, ¿porqué no pueden saltar, ladrar?, ¿por qué no pueden morder?",comentó.

Las mascotas rebeldes son reeducadas con técnicas derefuerzo positivo. No se levantan las manos ni la voz.

Stilwell dice que Sadie, su Labrador Retriever, es laprueba viviente de que un perro gordo puede adelgazar.

"Cuando rescaté a mi perra hace dos años estabaextremadamente gorda. Tardé un año en introducirle una dieta demuy buena calidad y ejercicio para quitarle nueve kilos",explicó.

Sugiere que el ejercicio tiene que adaptarse a la raza.

"A un Labrador Retriever le va a gustar traer cosas. Losperros salchichas hacen túneles. Y los terriers quierennegociar para jugar. Si el perro es un cazador se puedeesconder juguetes en el jardín", dijo.

El doctor Nicholas Dodman, veterinario y experto encomportamiento animal en la Escuela Cummings de MedicinaVeterinaria en la Universidad de Tufts, en Massachusetts,afirmó que la comida y el ejercicio son el yin y el yang delcuidado de las mascotas.

"Es un problema de estilo de vida que lleva a una especiede depresión mental", dijo. "El perro, que está en casa, aveces solo con muy poco que hacer, se aburre y se deprime.Comer se convierte en el único placer de su vida", agregó.

Dodman, autor de "The Well-Adjusted Dog", culpa a lospropietarios. "El perro no tiene cinco dedos, no puede ir a lanevera y sacar una empanada de cerdo en medio de la noche. Comelo que uno le da", afirmó.

Su lema es: un perro cansado es un perro bueno.

"Es tarea del propietario darle un mínimo de 30 minutos deejercicios de cardio", dijo.

Dodman dijo que los felinos también necesitan 30 minutos dejuego diario.

Pero al contrario que sus colegas propietarios de perros,la gente que tiene gatos sedentarios puede quedarse quieta.

"No hay que estar alrededor. Se puede hacer brillar una luzláser o lanzar una pelota de ping pong. Los gatos perseguiráncosas que se mueven", explicó.